“En la forma de agarrar el taco se conoce quien es tragón”, dice conocido refrán mexicano cuyo aserto le quedará bien al PRI cuando designe sus candidaturas a cargos de elección popular; si el PRI realmente va a combatir la corrupción es de esperarse no postulará a gente señalada como corrupta. En Veracruz, quien vaya a ser el candidato priista al gobierno estatal deberá cuidar ese detalle y acompañarse de candidatos (as) al senado y para diputados con limpia trayectoria, sin cuestionamientos públicos, de otra manera el discurso anticorrupción quedará en el baúl de los recuerdos, en perversa simulación, y si el ciudadano veracruzano lo advierte sin suda cobrará la mentira.