Opinión
Por: Mario Javier Sánchez de la Torre
25 de julio de 2017

Muy interesante sin lugar a dudas va a ser el periodo de seis meses que el hampón ex gobernador de Veracruz, conocido como “Javidu” permanecerá en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México o posiblemente en algún Centro de Readaptación Federal.

    Pues después de las dos espectaculares audiencias llevadas a cabo, la de formulación de imputaciones y la más esperada, la de vinculación a proceso (sábado 23 de julio del presente año). Sobre la cual se hicieron múltiples especulaciones, debido a la estrategia del abogado defensor Marco Antonio del Toro y principalmente preocupaba la versión que el imputado pudiera quedar en libertad, no fue así.

    Pues la media cautelar que dictó el Juez de Distrito especializado en Sistema Penal Acusatorio, Gerardo Moreno García, por probable responsabilidad en los delitos de: Delincuencia Organizada y Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita (lavado de dinero), es la prisión preventiva, en el reclusorio citado en el primer párrafo del presente texto.

    Periodo de prisión con el cual se abre lapso de seis meses durante los cuales se llevará a cabo la investigación complementaria del caso y el Ministerio Público Federal podrá seguir reuniendo información (pruebas) para presentar posteriormente la acusación formal.

    Tiempo que será de gran importancia para las partes en conflicto, pues seguramente será cuando se llame a declarar por así haberlo solicitado, al actual gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, quien ha expresado que tiene una gran cantidad de pruebas (documentos y videos) que podrán probar la culpabilidad de quien lo antecedió en el cargo.

    Declaración que es un hecho totalmente fuera de lo común en estos menesteres, principalmente por haber sido el propio Gobernador de Veracruz, quien solicitó a la Procuraduría General de la República, ser llamado para participar aportando pruebas en este proceso. Pruebas en la que no solamente se darán a conocer seguramente la serie de irregulares transacciones de dinero público, los bienes muebles e inmuebles que se adquirieron con estos recursos tanto en nuestro Estado, en el país y en el extranjero. Sino también como ya salieron a relucir, las participaciones que tuvo “lady abundancia” y al que se le debe considerar el autor intelectual de la “docena trágica” que vivió y aún está viviendo esta entidad, el llamado “Tío fide”.

    Y este es posiblemente uno de los aspectos de mayor importancia de la participación de Yunes Linares en este lamentable y espectacular proceso, el mostrar la participación que tuvo desde el inicio de esta debacle del Estado, hace doce años, Fidel Herrera Beltrán. Sujeto que como era de esperarse    – pues para eso lo hizo gobernador-     durante el sexenio que ocupo la ex oficina de su creador y jefe    -el tío fide-    Duarte de Ochoa, siempre fue su tapadera y por eso la justicia no lo ha alcanzado aún.

    Situación que erróneamente pensó el hampón ex gobernador se repetiría, pero que le falló. Pues como es del conocimiento general en esta entidad, desde que era candidato a la gubernatura por parte del Partido Acción Nacional, el oriundo de Soledad de Doblado, inició las investigaciones y acusaciones en contra del actual imputado del Reclusorio Norte de la Ciudad de México. Ahora solo hay que esperar a que conjuntamente con el proceso del ex gobernador de Veracruz, como avanza el proceso electoral del 2018, para saber cuál será la posición del Gobierno Federal al respecto. Hasta el viernes. noti-sigloxxi@nullhotmail.com (Fech. Púb. Miér. 26-julio-17)