Ya se sabe que en México los candidatos a cargos de elección popular ofrecen lo que les viene a mente con tal de conseguir el voto ciudadano, pero que una vez conseguido el propósito simplemente no cumplen así sucedió con Vicente Fox quien despertó amplias expectativas en la ciudadanía pero jamás fueron cumplidas; se asemeja a Peña Nieto, cuyos compromisos en su mayor parte quedarán nonatos. Igual con Hipólito Rodríguez, alcalde electo de Xalapa, a quien grupos de activistas desde ahora le recuerdan que ofreció impedir la introducción del gas natural en Xalapa pero, también desde ahora, se adivina promesa incumplida por los intereses en juego.