Por si acaso…
Por Carlos Jesús Rodríguez
07 de agosto de 2017

*Yunes no se peleará con el clero
*Muere subsecretario Manterola

ES UN hecho que el Congreso del Estado no aprobará la reforma al Código Penal para despenalizar el aborto hasta con 12 semanas de gestación, por tres causas que no tienen desperdicio: 1.-Por que la iniciativa fue presentada por la diputada del Movimiento de Regeneración Nacional, Tanya Carola Viveros Cházaro, y darle por su lado sería avalar un triunfo de Andrés Manuel López Obrador que ni de chiste se lo concedería Miguel Ángel Yunes Linares, aunque para ello tenga que conceder canonjías a diputados del PRI y de fracciones afines al ex Gobernador en prisión JDDO para que voten en contra, entre otras, bajarle el ritmo a indagaciones y al escándalo mediático de la corrupción y enriquecimiento ilícito. Tal vez el gobernante en turno busque otro “chivo expiatorio” u otra “presunta amante” de Duarte a quien encarcelar y quitarle alguna propiedad para desviar la atención siempre y cuando “aborten” la propuesta. 2.-Porque el próximo año hay elecciones en el Estado (y en todo el País) y no tiene caso acelerar al clero, sobre todo al católico con reformas que solo provocarían el uso de los púlpitos para aporrear a quienes dieran el sí al aborto con el apoyo del Gobernador en funciones. Sabe Yunes que tener en contra a los curitas sería enfrentar situaciones de riesgo para su proyecto transexenal personificado en su hijo, Miguel Angel Yunes Márquez. Ya el clero católico enseñó el músculo recientemente al convocar a las familias a una marcha multitudinaria cuando se pretendía aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo y el derecho a adoptar, y poner de patas al Estado en momentos preelectorales sería como un suicidio y, 3.-Los panistas son “mochos”, pues no obstante que muchos de ellos toman, consumen drogas, tienen relaciones extramaritales, pagan sexo –lo que encajaría en trata- y, por confesión de algunos, se han visto precisados a consumar el aborto de sus parejas, ante la sociedad quieren aparentar ser la reencarnación de los hombres elevados al altar. Saben de su alianza con los sectores más conservadores que, por consiguiente, tampoco, son todo lo santo que predican, ya que incluso en el clero se han dado denuncias por pederastia y violación de menores, inhumación clandestina de fetos, y los casos han sido muchos.

POR ELLO el afamado Sergio “el bailador” Hernández ha dejado entrever que ni siquiera en las sesiones de esta semana se abordará la reforma a los artículos 149, 150 y 154 del Código Penal del Estado, y si acaso se hace sería hasta el mes de Noviembre, muy a pesar de que el plazo para que el Estado acate las recomendaciones realizadas por la Comisión para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim) vence el último día de Septiembre. Al “bailador” y sus muchachos que, según la diputada Cinthya Lobato Calderón, acuden a farras con mujeres contratadas exprofeso donde se consume alcohol y hasta probables drogas, le viene “guanga” la recomendación ya que se siente protegido del Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, no obstante que las malas lenguas aseguran que ya tiene harto al Jefe de las Instituciones del Estado y en cualquier momento podría ser relevado del cargo, no así de la diputación, y hay quienes creen que en aras de sacarlo de la jugada en el congreso hasta podrían hacerlo subsecretario de Gobierno, ahora que repentinamente falleció el titular Pedro Manterola Sainz, hermano de la Presidenta de la Mesa Directiva, Mariely Manterola, lo que sería una oportunidad para meter en ese puesto a otros legisladores o legisladoras que le han alborotado el gallinero. Total, que en la subsecretaría de Gobierno, con tenerle atadas las manos el bailador se volvería mansito.

PERO VOLVIENDO al tema inicial, Sergio Hernández ha dicho que el Congreso del Estado tiene cosas más importantes que aprobar como la reforma que promueve el Conavim, lo que de antemano es un aviso a los grupos y mujeres que luchan por el respeto total y absoluto a sus cuerpos, y al derecho que tienen en torno al mismo. El tema se estaría tocando hasta el siguiente periodo ordinario, dice el Bailador, “yo creo que no se tocaría en periodo extraordinario; tenemos temas de más urgencia como el Sistema Estatal Anticorrupción, faltan muchas leyes secundarias para trabajar en comisiones, y lo otro puede esperar”. Y acaso lo que mejor ilustra que el tema no será aprobado y ni siquiera discutido, es que integrantes de la asociación Equifonía no han sido recibidas hasta el momento para abordar la reforma. Y no es para menos; la semana pasada, la Arquidiócesis de Xalapa, mediante un comunicado firmado por el párroco y vocero, José Manuel Suazo Reyes sentenció que la modificación al Artículo 4 de la Constitución de Veracruz representa una “traición” a los veracruzanos, ya que promueve la violencia y los asesinatos”, y refiriéndose, concretamente, a la propuesta de la diputada Tanya Carola Viveros Cházaro, dijo que esa iniciativa favorece el crimen de los niños hasta los tres meses de existencia, por lo que constituiría un permiso para matar, “es una iniciativa que promueve asesinar a los niños”.

EN REALIDAD, Suazo Reyes le hizo un recordatorio al Gobierno del Estado de que los sacerdotes estarían en condiciones de volver a tomar las calles al dejar en claro que “la Iglesia católica apoya a las organizaciones que han manifestado su postura a favor de la vida, como es el caso de la asociación civil “Sí Vida, Sí Familia”, que ya había publicado una carta abierta titulada: “Gobierno del PAN, traidores de las familias veracruzanas”, algo así como: -te estamos vigilando Yunes, y si quieres pulseadas las tendrás a ver de qué cuero salen más correas-. Y el Gobernador ha entendido el mensaje, y acaso como don Quijote ha dicho a su escudero “el bailador”: -con la Iglesia hemos topado Sergio-.

DE TODAS formas, dirá el gobernante en turno, quienes apoyarían la despenalización del aborto son las izquierdas, y una parte de éstas la tiene comiendo de su mano, en pocas palabras, los perredistas no se atreverían a morderle esa extremidad del cuerpo que les llena el buche, y menos cuando saben de antemano que para eso tienen “cuates doctores” que se prestarían a hacerles el favorcito con toda discreción a cambio de otros favores, que al fin de cuentas, como decía Montesquieu: “La amistad es un contrato por el cual nos obligamos a hacer pequeños favores a los demás para que los demás nos los hagan grandes”, OPINA carjesus30@nullhotmail.com