Dialogando
Por Abel Domínguez Camacho
17 de agosto de 2017

En abril de este convulsionado 2017, se informó que se avanzaba en la construcción de las autopistas Cardel-Poza Rica y Tuxpan-Ozuluama y se espera en el mes de mayo del 2018 queden listas. También destacó El director general de Desarrollo Carretero de la SCT, Carlos Bussey, que en estas dos autopistas se estima una inversión superior a los 8 mil millones de pesos y la generación de alrededor de 6 mil empleos.

Han sido muchos años de espera para continuar con el desarrollo carretero de la parte norte del estado, está por demás repetir la importancia y utilidad del trazo Cardel-Poza Rica, que une el sur con el norte del país, facilitando las actividades turísticas y aquellas del sector industrial, que tiene que ver con las zonas portuarias de Veracruz, Tuxpan y Altamira; evidentemente, la autopista contribuirá a la competitividad de Veracruz y del país. Veracruz necesita un rápido impulso e inyección de inversiones para recuperar ese importante lugar que tenía a nivel nacional, en cuanto a su Producto Interno Bruto (PIB).

La sociedad se debe preguntar qué pasó, al menos, en los últimos 12 años que no fue posible verle luz a obras de tal envergadura; en respuesta, se tiene un escenario de inseguridad y por lo tanto, de decaimiento de las actividades de los tres sectores de la economía, ni que decir, de la llegada de organizaciones criminales de alto calado, que tomaron para si infinidad de negocios con el cobro del llamado derecho de piso, el resultado: cierre de negocios, emigración de familias completas de empresarios, desempleo y con ello, crisis política y de credibilidad en los gobiernos y sus instituciones.

Arrancar un auto sin bujías, sin gasolina y de repente sin frenos, ha sido una tarea por demás difícil para el gobierno de la alternancia en Veracruz, dos años son poco tiempo para contribuir a la recuperación y, menos alcanzará si la mirada está más puesta en el proceso electoral de 2018.

A pesar de que una de las promesas fue incumplida, abatir la inseguridad en seis meses, se debe dar un voto de confianza al ejecutivo, cuando después de tantos años, se da un paso en firme al proceso de construcción de la autopista en comento. El pasado 9 de agosto, después de cuatro meses del anuncio de terminar la autopista para mayo de 2018, la Gaceta Oficial del Estado, número extraordinario 316-3 varios decretos de inicio de procedimientos de expropiación de diferentes fracciones de inmuebles identificados como: “Arroyo Agrio”; “Lote de terreno número once, del fraccionamiento de la Hacienda de Laguna Verde”, ambos del municipio de Alto Lucero de Gutiérrez Barrios;  “Boca de Coyoles”, “Cuba” y “Poza del Panal”, ubicados en la congregación de Emilio Carranza, del municipio de Vega de Alatorre.

Para el caso de los inmuebles Boca de Coyoles y Cuba, ya fue notificado a sus propietarios en edicto publicado en la Gaceta Oficial del Estado, número extraordinario 324-1 del 15 de agosto del presente.  Llama la atención que ambos inmuebles son propiedad de la C. María Mercedes Spinoso Tirado y/o María Mercedes Spinoso Aldana.

Este 15 de agosto, la Gaceta Oficial del Estado, número extraordinario 324-2, publicó varios acuerdos de inicio de procedimientos de expropiación de diferentes fracciones de inmuebles identificados como: “La Litera”, ubicado en el fraccionamiento de la hacienda laguna verde; “El Tulillo este” o “lote número siete” ubicado en la congregación de potrero alto; “Boquilla”, ubicado en la congregación de los Atlixcos; “Boquilla de Oro”, ubicado en la congregación de los Atlixcos; “Boca de Ovejas”, ubicado en la congregación de Santa Ana, todos del municipio de Alto Lucero de Gutiérrez Barrios y, “San Agustín” ubicado en la congregación de rancho nuevo, del municipio de Vega de Alatorre.

El inmueble San Agustín es propiedad del C. Alfredo Spinoso Carrera, al igual que los dos ya notificados y mencionados líneas arriba, son propiedad de familiares del actual Diputado Federal Edgar Spinoso Carrera.

Darle un voto de confianza al ejecutivo decía al inicio de estas notas, pero resulta imposible si está involucrado el legislador que no hace mucho devolvía propiedades de inexplicable adquisición o en su defecto, muy explícita procedencia; a su vez, solicitaba un acuerdo, mismo que según los medios le fue negado. En la hipótesis de que estos inmuebles expropiados no fueran los mismos que se supone devolvió, de igual manera se presta a suspicacia, en atención a que la expropiación conlleva, generalmente, a cambio una indemnización, misma que seguramente implicará cifras de seis ceros.

¿El ejecutivo del estado parece dar un paso para adelante y dos para atrás en materia de credibilidad, ahora tendrá que explicar dónde está el truco y, deberá incluir en su lista negra al diputado Spinoso o ya lo hizo no me percaté? Me fui