“Las investigaciones irán a fondo, caiga quien caiga”, esta ha sido una frase muy iterativamente escuchada desde voces del gobierno en ocasión de un homicidio, accidente por irresponsable descuido o caso de corrupción, sin embargo al final nada se aclara y todo queda igual. No parece ser el caso contra Duarte de Ochoa y cómplices que lo acompañaron en el despojo a los veracruzanos, porque según lo declara el gobernador Yunes Linares la señora Karime, su padre, su hermana, su cuñado, los diputados protegidos por el fuero, los socios, los prestanombres y muchos etcéteras más, pisarán cárcel o, por lo menos, devolverán lo robado. Eso es lo mínimo que se espera de la alternancia, no hacerlo provocaría una decepción descomunal en el ánimo popular.