Una constancia más sobre la baja calidad de la clase política mexicana la proporcionan dos eventos de actualidad: la urgente reforma al recién estrenado procedimiento penal acusatorio “para perfeccionarlo”, como lo propuso en la CONAGO Osorio Chong, exhibiendo así a quienes aprobaron el nuevo sistema que prohíja impunidad, y la evaluación sobre el desempeño de los gobernadores realizada por México Opina y SDP noticias, con el saldo de una calificación reprobatoria- 29.3- para la mayoría de los virreyes estaduales considerando un nivel de aprobación de 39.5, alcanzado apenas por cuatro gobernadores que superan esa media. Graco Ramírez, gobernador de Morelos es el peor calificado y, sin embargo, ¡quiere ser candidato del PRD a la presidencia de la república!