Para la Auditoría Superior de la Federación casi un medio centenar de colaboradores de Duarte de Ochoa estuvieron involucrados en el asalto a Veracruz, un robo descarado porque no fue en despoblado sino a la vista de todos; lo peor y lamentable es que lo hicieron a la luz pública y Duarte contó con la colaboración de más de la mitad de los diputados locales puestos a sus $uge$tiva$. A quienes se refiere la Auditoría Superior de la Federación fueron peces grandes, no cuenta a las decenas de colaboradores de segundo, tercer y hasta cuarto nivel que como rémoras aprovecharon las facilidades para el robo. Esto, en el lenguaje de Duarte son muchas brujas, por aquello de la cacería.