Sentido Plural
Por David Izozorbe
14 de agosto del 2017

El Programa de Pueblos Mágicos, fue creado en el año 2001 con el fin de otorgar subsidios a municipios de las distintas entidades federativas del país, con el objetivo de diversificar y mejorar la calidad de estos destinos, productos y servicios turísticos, así como estimular y fomentar la inversión pública y privada, para generar derrama económica, empleo y desarrollo social en beneficio de la comunidad receptora, así como mejorar la infraestructura e imagen urbana de las localidades.

Actualmente Veracruz cuenta con 6 pueblos mágicos, entre ellos Coatepec, municipio que, en este mes, festeja su Décimo Primer Aniversario de haber recibido esa denominación. No obstante, es a estas alturas cuando podemos darnos cuenta de que este programa no ha causado el impacto económico-turístico esperado y por el contrario se ha convertido en un botín más, que propicia la pillería y la corrupción que abunda en los gobiernos.

A todos los Gobiernos estatales les conviene esa categoría, porque les representa el ingreso permanente de recursos de la federación, mediante la promoción del turismo local, mismos fondos que son administrados por las tesorerías estatales, y es ahí donde entra el jineteo destinado a los distintos ayuntamientos.

Recordemos que en nuestro estado desde el 2011 quedaron pendientes 170 millones de pesos por parte de la federación, debido a que la secretaria de finanzas y planeación, ocupo el recurso y no pudo comprobar su uso cuando este fue depositado para entregar a los ayuntamientos. Por esta razón, varios municipios de Veracruz estuvieron en riesgo de perder sus denominaciones, debido a la falta de accesos óptimos infraestructura urbana uniforme, cableado subterráneo y sobre todo, el ambulantaje.

Pero no siempre la falta de recursos para los Pueblos Mágicos es culpa del aparato burocrático de los gobiernos de los estados. A veces la corrupción está a nivel de los municipios, que es donde se evita que los fondos sigan fluyendo de manera confiada desde el Gobierno federal.

A pesar de que el 8 de junio del año 2015 Coatepec fue beneficiado con un monto de 10 millones de pesos, 50 por ciento por parte de la federación y 50 por ciento por parte del gobierno del estado, como parte del convenio de coordinación para el otorgamiento de un subsidio en Materia de Desarrollo turístico a pueblos mágicos y destinos prioritarios, el cual fue publicado en el diario oficial de la federación. La realidad es que, las quejas de prestadores de servicios, comerciantes, turistas y de los propios ciudadanos, apuntan a una falta de transparencia de las autoridades estatales y municipales hacia este proyecto.

Sin embargo, a dos años de que Coatepec recibió este presupuesto, de ello no se sabe mucho entre los habitantes del “Pueblo Mágico”, donde solo ven reflejado ese recurso en apoyos ocasionales para alguna actividad de promoción cultural. Aunado a la pésima labor realizada por el presidente del patronato del Pueblo Mágico, Justo Fernández Garibay, a quien pocos conocen y que poco hace acto de presencia ante los medios y ante la ciudadanía, para dar declaraciones de su trabajo desempeñado. Mostrando la complicidad de las autoridades municipales, al no hacer efectiva su voz de denuncia ante los terribles problemas que atraviesa Coatepec.

En Coatepec hay molestia entre los pobladores, ya que, desde hace casi cuatro años, no se han registrado cambios en la infraestructura urbana ni en la imagen de esa localidad, el palacio municipal luce viejo y desvencijado; con una administración, en la cual solo unas pocas de sus direcciones laboran como debe de ser; alejada de la gente, y con una enorme opacidad financiera.

El parque se ha convertido en una verdadera monserga de vendedores ambulantes que da al traste con toda la norma establecida por la SECTUR; aunado a las calles que se encuentran en pésimas condiciones y un turismo, que es completamente desaprovechado, en donde los atractivos naturales, como la Cascada Bola de Oro, la Hacienda de El Trianón, el Cerro de Las Culebras entre otros, se han vuelto inaccesibles para los visitantes por la inseguridad reinante, por la ola de asaltos, e incluso el reporte de un secuestro el pasado 8 de agosto, del cual las autoridades municipales y estatales siguen sin dar ningún pormenor.

El único lugar donde podemos ver que realmente abunda la magia de Coatepec, es en su gente, personas que han sabido mantenerse a flote, gracias a su trabajo y a su desempeño diario, mas no por la desgracia de los gobiernos estatales y municipales que ha tenido en los últimos años. La ciudad se mantiene de los mejores restaurantes de la región, de un comercio creciente basado en las artesanías y la producción del mejor café del país, así como de actividades que atraen al turismo internacional, a pesar de la imagen deplorable de la ciudad en su conjunto.

Dudas y comentarios: izodav@nullhotmail.com