Durante la luna de miel entre el Coneval y el INEGI las cifras oficiales gozaban de buen crédito, pues ambas instituciones concertaban su información en base a una metodología de captación de datos previamente acordada. Pero, de pronto el INEGI cambió el método de medir y entró en conflicto con el Coneval, a partir de lo cual las cifras sobre el desarrollo económico y medición de la pobreza expresan variantes. Por ese motivo, cuando Enrique Peña Nieto afirma que en el país “todas las carencias que forman parte de la medición multidimensional de la pobreza están en su mínimo histórico”, si bien coincide parcialmente con Coneval, no significa que haya menos pobres en el país o menos mexicanos con carencias sociales.