Una consigna básica para la sociedad de nuestro tiempo es el cuidado del agua, elemental diría, Sherlock Holmes; es uno de los problemas estructurales que todo gobierno debe avocarse a resolver. Sin embargo, el actual ayuntamiento xalapeño desatendió problemas torales como el del agua entubada, la vialidad, el medio ambiente y solo privilegió la pavimentación de algunas calles, entre otras la céntrica de Enríquez a la que redujo un carril con las consecuencias previsibles. No es fácil resolver el abastecimiento de agua a una población de dinámico crecimiento como la de Xalapa, se supone esa tarea le corresponde a la Comisión del Agua pero está más dedicada a los negocios que a mejorar el suministro del vital líquido ¿costará mucho una campaña para aprovechar el agua de lluvia?