Xalapa- 2017-08-0813:01:24- Jesús Ruiz/ El delegado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), José Antonio González Azuara, está “agachado” ante las mineras extranjeras, señaló el integrante de La Asamblea Veracruzana de Iniciativas en Defensa Ambiental (LAVIDA), Guillermo Rodríguez Curiel.

De acuerdo con el activista, el funcionario federal tiene temor de generar consecuencias legales de empresas mineras que siguen buscando explotar territorio veracruzano, de ahí que no intenta frenarlas pese a que en la mayoría de los casos están infringiendo la Ley.

El integrante de LAVIDA alertó que continúan realizándose trabajos en el cerro \”La Paila” y \”Tinajitas\”, perteneciente al municipio de Alto Lucero, en donde la empresa realiza estudios desde el mes de mayo pasado, mismos que González Azuara podría al menos buscar detener.

Luego de darse a conocer la reactivación de la Mina Caballo Blanco, opinó que al no oponerse a este tipo de actividad muestra que es cómplice de las empresas mineras como Candelaria Mining Group.

\”No puede ser cómplice de las mineras ni de los ecocidios que se están cometiendo ahí; él me dice textualmente que si no recibe sus informes preventivos, lo demandan y yo le digo que lo demanden, pero que haga algo\”, planteó.

Refrió que en dicho lugar de Alto Lucero existen los árboles más viejos de América Latina y el mundo, que es la “Palma Dion Edule”, una palma fósil.

Esto sin contar que los trabajos de exploración se realizan a menos de dos kilómetros de la planta Nucleoléctrica de Laguna Verde, lo cual contraviene la norma legal para estas actividades.

Aseveró que la empresa minera también violenta la Ley porque si bien tienen autorización para realizar exploración, la Norma Mexicana 120 de la SEMARNAT o les permite abrir caminos, lo que hacen con tal de seguir sus exploraciones.

Según el activista además del daño a la superficie de la zona, estás actividades dañan incluso los mantos freáticos, pues los barrenos son introducidos a una profundidad de entre 50 a 800 metros para sacar las muestras que se analizan en el laboratorio para detectar oro.

Alertó que el envenenamiento de los cuerpos de agua ocurre por la inyección de distintas sustancias que los contaminan y con lo cual se pone en riesgo la vida de los habitantes de al menos 80 comunidades que reciben el agua de la zona montañosa de Alto Lucero.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO