Viernes contemporáneo
Por Armando Ortiz
31 de agosto de 2017

¡Uta, así será bueno el Mahatma Duarte! Resulta que el día que su hermano lo visitó, el exgobernador, quien hasta ese momento se encontraba en huelga de hambre, se comió una sopita de verduras con hartas calabazas y chayotes. Eso sucedió el día sábado 26 de agosto, según reporta Hazael Ruiz Ortega, subsecretario del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México: “Ingirió sopa de verdura el sábado alrededor de las 16:30 horas en compañía de su hermano; sin embargo, él oficialmente no ha levantado la huelga de hambre, nosotros estamos esperando que esto se haga, tenemos que respetar su voluntad y su decisión”. Es decir, Duarte ni siquiera aguantó nueve días de huelga. Y todavía el muy caradura mandó hace 48 horas una carta en la que decía “no voy a levantar la huelga de hambre aunque el domingo mis signos vitales disminuyeron a un estado crítico”. De modo que aquellos que estaban con el pendiente ya pueden estar tranquilos, de hambre no se va a morir el exgobernador, si acaso de encierro

Los verdaderos taxistas deberían apoyar los operativos para regularizarse

A ver, ¿cuántas veces no nos hemos quejado del servicio de trasporte en su modalidad de taxi? Es lamentable reconocer que las bandas delincuenciales encontraron una manera discreta de distribuir su droga o de moverse por la noche disfrazados de servicio de transporte. No todos, pero algunos taxistas han servido de correos, de dealers, de halcones y en casos más graves han utilizado el taxi para asaltar, asesinar y hasta violar. Eso no se puede permitir, los mismos taxistas, los originales trabajadores del volante no pueden permitir eso, y no lo pueden permitir porque su prestigio va de por medio. Hay los verdaderos trabajadores del volante, los taxistas de oficio que se han ocupado de brindar un buen servicio. Pero entonces llegan estos taxis irregulares, sin placas, con permisos vencidos, taxis piratas que circulan por las grandes ciudades con el único propósito de delinquir. De modo que los operativos que se llevan a cabo en las diferentes ciudades del estado, operativos que tienen el propósito de poner orden al servicio de taxis, deberían ser apoyados por los mismos taxistas; aunque claro, quien se oponga será porque tiene intereses en que el desorden impere, pues en el desorden ellos sacan ganancia.

Asesinan a José Luis Alejo en Xalapa; todo indica un ajuste de cuentas

En su perfil de Facebook José Luis Alejo Solano, asesinado la tarde de este jueves, muestra su devoción por sus hijos, esposa, los tatuajes, la cerveza y las motos. Precisamente, por conducir su motocicleta en estado de ebriedad, a este sujeto se le relaciona con la muerte, hace dos años, de un amigo suyo. De acuerdo con informes de la policía este sujeto comandaba un grupo de motociclistas que se ocupaban de asaltar negocios en la ciudad de Xalapa. El asalto y las ejecuciones desde una motocicleta se han vuelto más comunes en la ciudad; en días recientes la banda de José Luis Alejo Solano asaltó, en motocicletas y de manera violenta, una tienda Coppel. El asesinato de José Luis Alejo, perpetrado en la colonia Sebastián Lerdo de Tejada de la ciudad de Xalapa, no se puede tomar como un homicidio simple. Dados los antecedentes del occiso y la manera como lo ejecutaron (no fueron a robarle nada al negocio de aluminio donde estaba) sólo podríamos pensar en un ajuste de cuentas. En el mismo lugar resultó herido su compañero de andanzas, René Josafat Flores Hernandez, quien también operaba para la delincuencia organizada. La sociedad debe entender que este tipo de crímenes crea una reacción en cadena donde los miembros de la banda a la que le asesinan un miembro buscarán vengar esa muerte y así lo hará la otra banda en cuanto le aniquilen a un miembro. Por supuesto que la autoridad investigará estos hechos y tendrá que deslindar responsabilidades; la investigación servirá para encontrar a más miembros de estas bandas que asolan la ciudad de Xalapa con su delincuencia.

aortiz52@nullhotmail.com