Viernes contemporáneo
Por Armando Ortiz
09 de agosto de 2017

¡No que no tronabas pistolita! Cierto, todavía falta mucho, todavía falta que el caso de desafuero de Alberto Silva pase al pleno de la Cámara de Diputados, sí, pero de que Silva ya empieza a oler a Pacho (nombre de la cárcel de Veracruz), eso ni quien lo dude. Hace unos días el líder de la bancada priista del Congreso federal señalaba que de entrada se había desechado la solicitud de desafuero en contra de Alberto Silva Ramos por parte de la Fiscalía de Veracruz. Camacho Quiroz, señaló que fueron las inconsistencias de la Fiscalía lo que habían propiciado que a priori se desechara la solicitud. No tardó Yunes Linares en responder al diputado tapadera, y en una conferencia de prensa dijo que no se podía desechar la solicitud cuando ni siquiera se había reunido la Sección Instructora de la Cámara de Diputados. Yunes Linares citó al diputado Omar Ortega del PRD, secretario de la Sección Instructora, quien dijo “que no se puede desechar esa solicitud sencillamente porque el órgano legislativo no ha sesionado para atender el caso”. Pero ese órgano legislativo ya sesionó y por unanimidad decidió que se aceptaba la solicitud de la Fiscalía que busca se desafuere a Silva Ramos para que responda por los delitos de abuso de autoridad, incumplimiento de un deber legal y coalición por un desvío de mil 567 millones 771 mil 359 pesos con cincuenta centavos durante su administración como vocero de Javier Duarte.

Los dos voceros de Duarte podrían pisar la cárcel; los dos agredieron periodistas

En caso de que se desafuere a Alberto Silva Ramos, en caso de que se logre vincular a proceso al llamado “Cisne”, los dos voceros de Javier Duarte terminarían en la cárcel. Desde hace unos meses ya se encuentra en el penal de Pacho Viejo, Veracruz, la señora Gina Domínguez Colío, quien en su momento acumuló tanto poder, que en la primera mitad del sexenio de Javier Duarte fue conocida como la vicegobernadora. Ahora se encuentra encaminado a Pacho Viejo, Alberto Silva Ramos, vocero de Duarte durante buena parte de la segunda mitad de su sexenio. Los dos voceros fueron, cada uno a su modo, responsables de muchas de las agresiones a periodistas. Gina Domínguez amagaba a los medios de comunicación para que se despidiera a algún periodista que le resultaba incómodo al gobernador. Una víctima de la madame fue Maryjose Gamboa, quien fue despedida del medio de comunicación en que laboraba a orden de la señora Domínguez Colío. Como si Alberto Silva tuviera la encomienda de rematar a la comunicadora, éste estuvo atrás de las acusaciones y vejaciones en contra de Maryjose Gamboa. Hoy está próximo el momento de la retribución. Es muy posible que Silva Ramos pise a cárcel, es muy posible que se haga justicia.

Niegan arresto domiciliario a Elba Esther; esperemos que a Marco Antonio del Toro, tampoco se le den las cosa con el exgobernador

Esperemos que, así como el abogado Marco Antonio del Toro lleva el caso de Elba Esther Gordillo, así lleve el caso de Javier Duarte. Ya se había reportado que Duarte y la Gordillo compartían abogado defensor. Pues resulta que el Tercer Tribunal Unitario en materia Penal en la Ciudad de México avaló la decisión del Primer Tribunal Unitario que el 14 de julio negó la solicitud de Gordillo Morales para que continúe su proceso por lavado de dinero y delincuencia organizada desde su lujoso departamento del Club de Golf Bosques de Santa Fe. Por cierto, sabía usted que a la maestra de 72 años le pidieron una prueba de no gravidez, por eso de que constantemente se ha desmayado. Pues las cosas no se le han dado al abogado Marco Antonio del Toro, y esperemos que tampoco se le den en el caso de Duarte.

Armando Ortiz

aortiz52@nullhotmail.com