Previo a su XXII Asamblea Nacional el Partido Revolucionario Institucional resiente el debate a su interior porque el tema principal es el método de selección del candidato a la presidencia de la república; uno de los bandos alega que al interior del PRI existen buenos cuadros a los que se debiera dar oportunidad, en otra frecuencia se encuentran Peña y su grupo, quienes proponen un candidato externo, obviamente de su círculo interno. Sin duda, en este partido milita gente valiosa, digna de mejores oportunidades, pero es bajísima la aceptación social hacia el PRI, es allí donde radica el dilema, pues o se la juega con una figura conocida arriesgando competitividad, o postula un candidato “externo”, no identificado como militante para de esta manera aspirar a una posibilidad. Pero tendrán que buscarlo con lupa y que reúna simpatía y convocatoria, y aun así quién sabe.