Más de la mitad del equipo de colaboradores de Duarte de Ochoa “se fue al rio”, es decir, como la suerte de lo principal la sigue lo accesorio aprovechando el robo descarado que veían en sus jefes sus segundos también jalaron de esa cuerda, su número es incalculable porque si Secretarios y Sub secretarios, Directores y subdirectores le entraron a ese juego con la mexicana alegría que nos caracteriza ya podremos imaginar en dónde quedaron los miles de millones de pesos registrados en los reportes de la Auditoría Superior de la Federación. Ayer se publicó que al exdirector general de Administración en la Secretaría de Finanzas y Planeación, subordinado de De Antes, Eduardo Contreras Rojano, se le investiga por desvío de recursos a empresas inexistentes, un caso más, porque abundan otros más de segundos y terceros niveles que navegan sin hacer ruido confiando pasar inadvertidos para la Fiscalía abrumada por la multiplicación de estos peces.