Primero fue el caso de la solicitud de desafuero del diputado Tarek Abdalá, entonces el presidente de la Comisión Instructora de la cámara de diputados declaró mal fundada la solicitud presentada por la Fiscalía General del Estado de Veracruz, hubo un ríspido diferendo en programa radiofónico entre el referido diputado y el Fiscal veracruzano. Ahora que la Fiscalía presenta solicitud de desafuero del diputado Alberto Silva Ramos, el coordinador priista en la cámara federal, César Camacho, califica de “deficiente” la actuación de la Fiscalía y declara improcedente el desafuero. ¿Qué ocurre, en donde radica la verdad, ciertamente es deficiente la metodología del fiscal, o se revela y ratifica una presunta protección a los diputados veracruzanos? el tiempo lo develará; sin embargo, esa protección no es para siempre ni lava culpas porque el periodo de esta legislatura federal concluye dentro de doce meses, y entonces sí sálvese quien pueda.