“Quien nada debe nada teme”, refrán al que obedece Emilio Lozoya Austin para afrontar la avalancha de acusaciones y rumores levantados por su presunta implicación en un acto de corrupción de la empresa Odebrecht, pues lo señalan de haber recibido 10 millones de dólares a cambio de contratos en PEMEX. Lozoya fue muy explícito y hasta convincente, además revela que la carpeta de investigación sobre el caso no contiene ninguna referencia a su persona y advierte que presentará demanda contra sus acusadores, así como derecho de réplica a quienes desde los medios prácticamente lo han encontrado culpable, acaso sin elementos de prueba. Obviamente, merece el beneficio de la duda, pero lo mejor es aguardar al curso de las investigaciones, porque esa misma actitud la vimos en Javier Duarte cuando negaba acusaciones de corrupción, solo para darse a la fuga. 18- agosto.