Es manifiesto el contraste de las noticias en nuestro estado, por un lado nos enteramos de la detención de la señora Xóchitl Tress acusada de enriquecimiento ilícito, o de crecimiento acelerado e inexplicable de su patrimonio personal, por otro, grupos de jubilados, ex trabajadores al servicio del gobierno estatal, se manifiestan porque no se les informa acerca de las denuncias por ellos interpuestas contra quienes administraron al Instituto de Pensiones del Estado. El primer caso está vinculado al abierto latrocinio contra Veracruz, auspiciado desde la cúpula del poder en tiempos de Duarte de Ochoa; el de los jubilados es la búsqueda desesperada de lo que el tiempo y los gobiernos se llevaron. Allí sí cabe una Comisión de la Verdad.