Xalapa- 2017-08-0115:04:02- Leticia Rosado

Durante los últimos cinco años se han registrado un total de 59 casos de agresiones contra mujeres periodistas en Veracruz, informó Fabiola González Barrera, integrante de Comunicación e Información de la Mujer A.C. (CIMAC).

Este marte se realizó en esta capital el conversatorio de la presentación del Informe “El poder del cacicazgo. Violencia contra mujeres periodistas 2014-2016”, en donde reveló que desde el 2010 se había empezado a intensificar la violencia contra las mujeres periodistas.

Al respecto reconoció que fue durante el sexenio del exgobernador ahora preso en la Ciudad de México, Javier Duarte de Ochoa, se recrudeció las agresiones en contra de las periodistas de manera “muy grave” en la entidad.

Detalló que la principal violencia que ejercen en contra de las mujeres que realizan la labor de comunicar, en Veracruz es de tipo psicológico, físico, patrimonial y sexual.

En este sentido mencionó que en el año 2014, se registró el día 1 de mayo violencia sexual contra 10 periodistas mujeres, aunque hubo hombres y mujeres que estaban cubriendo la marcha por parte del Sindicato de Tamsa.

“Fue un caso grave, por el número de mujeres que fueron atacadas, pero todos los casos se encuentran en completa impunidad, ya que también no todas quisieron hacer la denuncia ante una institución, ni quisieron hablar con organizaciones y eso habla del miedo que todavía permea en Veracruz”.

Se interpusieron denuncias ante la Fiscalía General del Estado (FGE) –mencionó- mismas que se encuentran impunes y sin avance en sus investigaciones a pesar de haber fotos y videos como pruebas.

En el tema de la violencia física se da sobre todo en las manifestaciones, donde se les arrebató sus herramientas de trabajo, que en muchas ocasiones no son provistas por sus medios de comunicación.

Para las mujeres periodistas es muy recurrente la violencia psicológica que es instada cuando asisten ante las autoridades a presentar la denuncia y sostuvo que lo que está pasando es que ahora las atacan en redes sociales, porque es lal forma más fácil de atacarla por los agresores.

Sus principales agresores son policías, funcionarios públicos de todos los niveles y sindicalistas.

Para finalizar expresó que actualmente existe mucha desconfianza, cansancio a consecuencia de la violencia contra las mujeres periodistas.

YUNES APLICA LA MISMA ESTRATEGIA DE DUARTE CONTRA PERIODISTAS

La recién galardonada con el premio al Mérito Periodístico por el Senado de la República, la periodista Brisa Gómez Portillo, acusó que la actual administración estatal, presidida por el panista Miguel Ángel Yunes Linares, está aplicando la misma estrategia de comunicación del exgobernador priista Javier Duarte de Ochoa.

En lo que fue el conversatorio de la presentación del Informe “El poder del cacicazgo. Violencia contra mujeres periodistas 2014-2016”, lamentó que se siga vinculando a los periodistas veracruzanos con la delincuencia organizada y poniéndolos en un estado de riesgo grave.

En este sentido recordó el famoso “pórtense bien” acuñado por el exmandatario, ahora preso en el reclusorio Norte, en el que advertía supuestos vínculos de periodistas con el crimen organizado.

Al respecto destacó que hasta el momento esas advertencias solo han quedado en amenazas puesto que no se han dado a conocer pruebas de estos supuestos.

Es por ello que consideró que la política es la misma que la administración pasada, en donde pareciera indicar que los funcionarios de la actual administración están apuntando a cerrar la información que se entrega al gremio periodístico, hasta que éste desaparezca, “estamos en un punto crítico que se podría poner peor”.

En la actualidad en las coberturas de eventos o las entrevistas hay un cerco, “no hay modo, los funcionarios hablan al aire no te dan datos hay un cerco espantoso; se ha puesto más difícil la labor informativa”.

Este mismo fenómeno ocurrió hace unos años con los maestros, quienes se referían a los periodistas como prensa vendida.

“En los maestros nos iba muy mal porque nos señalaban como prensa vendida sin saber qué estabas haciendo y te sacaban en el peor de los casos y ahora nos están ligando al crimen organizado y esto se pone peor, porque siguen las amenazas”.

Para finalizar mencionó que las redes sociales es lo peor que le ha podido pasar al periodismo, pero específicamente a los periodistas, porque matan la credibilidad y acaban con las fuentes de empleo.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO