Viernes contemporáneo
Por Armando Ortiz
25 de agosto de 2017

 

La de Gaspar Gómez Jiménez, exalcalde de Hueyapan de Ocampo, quien agrediera físicamente a Cándido Ríos, periodista asesinado hace unos días junto con otras dos personas, es una historia de crimen y poder. Su padre Juan Gómez Soto, cacique de esa zona fue secuestrado en 2008 por un grupo armado. Para liberarlo los familiares tuvieron que pagar fuertes sumas de dinero, incluso propiedades. Según los mismos reportes periodísticos a Gaspar Gómez Jiménez, ex alcalde de Hueyapan en el periodo del 2000 al 2004 se le acusó de la desaparición del regidor de Leovigildo Ciau, quien era su principal detractor. Quizá por ello Cándido Ríos acusaba que Gómez Jiménez, “El Psicópata” de desaparecer gente y las autoridades no le hacían nada. El medio informativo La Silla Rota señala que “Cándido Ríos Vázquez contaba con 12 averiguaciones previas por amenazas y agresiones en su contra, ligadas directamente con el exalcalde de Hueyapan de Ocampo, Gaspar Gómez Jiménez”. Pero las autoridades de la SEGOB ya dijeron que la muerte de Cándido Ríos no fue por su labor periodística, que estuvo en el lugar y momento equivocado. ¡Difícil de creer!

Gracias a las Juntas de Gobierno que reeligen corrupción, ineptitud y cobardía, la UV es lo que es

¿Cuándo una Junta de Gobierno de la Universidad Veracruzana ha demostrado su efectividad, su objetividad, su autonomía? ¡Nunca! Cada rector conoce los sutiles mecanismos de “extorsión” para tener a la Junta de Gobierno comiendo de su mano. Sólo falta que después de lo que hicieron, dejar a tres candidatos eliminando a dos buenos prospectos, se sientan ofendidos. Sólo falta que se sientan ofendidos cuando a ojos vistas es claro que la línea de ellos es por la actual rectora Sara Ladrón. La Junta de Gobierno nunca ha prestado oídos a la comunidad universitaria, nunca ha prestado atención a la voz de los mismos alumnos. No por nada una Junta de Gobierno arreglada reeligió a Víctor Arredondo a pesar de su mal desempeño; no por nada fue una Junta de Gobierno la que reeligió a Raúl Arias Lovillo a pesar de su demostrada bajeza e ineficiencia. Ahora, a pesar de que quedó demostrada la ineptitud, la cobardía, los oscuros manejos financieros y la represión a grupos que no comulgan con su política académica, la Juna de Gobierno pretende reelegir a Sara Ladrón. Pero ya lo hemos dicho, ¡qué importa! Gracias a esos tipos que se esconden bajo sus grados académicos y que se dicen Junta de Gobierno, la UV es lo que es, una universidad más; del montón.

De alcalde electo a alcalde en funciones; carta sobre el relleno sanitario en Xalapa

Ahora que el apóstol Duarte puso de moda el asunto de las epístolas, el alcalde electo de Xalapa manda una al alcalde Américo Zúñiga en donde le da su punto de vista sobre “la prórroga concedida a la empresa responsable del relleno sanitario del municipio”. Hipólito Rodríguez, ambientalista por vocación, está preocupado de que la administración saliente de Américo Zúñiga esté por firmar o quizá haya ya firmado, un convenio por 15 años con una empresa que, acusa el alcalde electo, “no gestiona adecuadamente los residuos y, a pesar de cobrar caro, la empresa ofrece un servicio deficiente”. Es interesante lo que señala Hipólito Rodríguez al alcalde actual: “Reiteradamente hablas de ‘la legalidad’. Sin embargo, el acto que estas llevando a cabo carece de ella, pero más aún, se desapega de la moral sustentada en el bien común. Lo que quieres hacer a los habitantes de Xalapa es inmoral. Nos condenas a pagar 24 millones de pesos anuales hasta el año 2033 por un servicio deficiente”. La administración de Américo Zúñiga se ha distinguido por ser diferente a las dos administraciones pasadas, es por ello que el alcalde electo exhorta a Zúñiga: “Estas a tiempo de no dejar una mala señal, es decir, la de un político que ignora a sus ciudadanos, que desconoce a su municipio, que no cuida las finanzas públicas, que desconoce lo que pasa con un servicio fundamental y que se despreocupa del medio ambiente”.

aortiz52@nullhotmail.com