Redacción- 2017-08-2814:23:08- AgenciaAFP

La forma en que el presidente Donald Trump enfrente la emergencia del huracán Harvey será una importante prueba sobre su capacidad para dirigir, en medio de un regreso complicado de sus vacaciones estivales.

Con fotografías en reuniones de emergencia con su equipo y enviando directivas a lo largo del fin de semana, el mandatario, que anunció que visitará Texas el martes, se ha movilizado y lo ha hecho saber.

En un hecho extraño, el exuberante presidente abandonó con algunas excepciones, los Twitter provocadores para enviar una serie de mensajes movilizadores.

El gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, elogió el lunes la respuesta “remarcable” a nivel federal. “Cada vez que Texas formulaba una solicitud, la respuesta era sí”, dijo a la cadena CBS.

La imagen contrasta de manera singular con otra crisis de diferente naturaleza, ocurrida hace 15 días, cuando la violencia racista sacudió a la pequeña ciudad de Charlottesville, en Virginia. Sus silencios, sus declaraciones y al final su indulgencia con la extrema derecha chocó y golpeó a su administración de por sí frágil.

Los detalles de la visita a Texas no han sido anunciados, pero según Abbott, Trump no debería detenerse en Houston para evitar la paralización de la operaciones de socorro, sino en el interior del territorio.

Una cosa es cierta: parece determinado a evitar los errores, tanto en el fondo como en la forma, de su predecesor George W. Bush frente a Katrina, que azotó a Nueva Orleans en 2005.

La fotografía de éste último contemplando la zona devastada desde la ventana del Air Force One quedó como un símbolo de la desconexión de un presidente con la realidad en el terreno.

Las catastróficas inundaciones que afectan a Texas representan también un desafío a la Casa Blanca que tendrá, dentro de los próximos días y semana, trabajar con el Congreso para desbloquear los fondos necesarios para la reconstrucción.
El impacto económico de Harvey, imposible de cifrar aún con precisión, será de decenas de miles de millones de dólares.

– Cambios de tono –

Sin embargo, la reanudación de las sesiones del Congreso se presenta complicada para el inquilino de la Casa Blanca, que ha enviado tweets vengativos contra los hombres fuertes del Senado, Mitch McConnell, y de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, ambos de su familia política.

Los debates deberían terminar a finales de septiembre con la aprobación del presupuesto para 2018 y el aumento del techo de la deuda.

Muchos se preguntan si Trump desistirá de su “chantaje presupuestario” ante la urgencia de Harvey. El presidente ha amenazado con un bloqueo si no se liberan los fondos para construir un muro en la frontera con México.

En términos más generales, hay dudas de que este presidente, acostumbrado a los cambios de humor y de tono repentinos, sepa mantener una posición presidencial y de movilización.

Al día siguiente de su viaje a Texas, Trump planea ir a Misuri para destacar los méritos de su reforma fiscal (y denunciar lo que considera una sistemática obstrucción de los demócratas). El tono de esta reunión será estudiado con atención.

Sus detractores recuerdan que el viernes cuando se acercaba el huracán Harvey a costas estadounidenses, Trump anunció una de las medidas más controvertidas de su presidencia: el indulto presidencial al exalcalde Joe Arpaio, condenado por su obsesiva persecución contra inmigrantes indocumentados.

La decisión, así como el momento que eligió para anunciarla, no contruibuye a reforzar la imagen que gran parte de los estadounidenses espera de un presidente en tiempos de crisis: un hombre que esté en control de la situación.

 AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO