Sin tacto

Por Sergio González Levet

18 de agosto de 2017

Así como otros se ponen en huelga de hambre por las razones que usted quiera, yo decidí por hoy ponerme en huelga de escribir.
Por ello, en lugar de hablar de asuntos de la política a la veracruzana, o de meterme en las profundidades filosóficas del Gurú o hablar de cualquier asunto sin importancia, pensé que la discreta lectora, el candoroso lector y yo nos podríamos ponernos hoy en ayuno de pensar, y darnos una vacación en alguna playa paradisiaca del humorismo, para olvidarnos un poco de tanta desgracia, tanta muerte, tanta corrupción y de la terrible tragedia de Barcelona, víctima hoy del terrorismo fanático.
Ya alguna vez las he puesto en este espacio o algún otro, pero siempre son renovadas, frescas y muy divertidas las frases célebres que decía Daniel Rabinovich en sus monólogos con el grupo argentino Les Luthiers.
Se las dejo, y que las disfruten… nuevamente:
De cada diez personas que ven televisión, cinco son la mitad.
Sus encantos no habían disminuido con los años… ¡habían desaparecido!
Estados unidos es el artífice de nuestra actual democracia… y de nuestras anteriores dictaduras.
“Te estás condenando, ¿qué me dices del voto de castidad?” “Nada, que yo voto en contra”.
La caída del muro de Berlín, ¿fue error de los burócratas?, ¿error de la doctrina?, ¿error del arquitecto?
Ya cayó el muro de Berlín. Tantos años haciendo callar a todos y al final hasta el muro se calló.
“Me temo, me temo…” Nosotros somos el gobierno y “metemo” y “sacamo” lo que “queremo”.
Mirá nene, si no tomás toda la sopa, voy a llamar al hombre de la bolsa. Señora… ¿y si el hombre de la bolsa tampoco quiere tomar la sopa?
Te diré que no es cierto que todos los negros son maltratados en Estados Unidos, algunos negros son maltratados en otros países.
El doctor ha sabido sobreponer a los mezquinos intereses partidistas los supremos intereses personales.
Cuantos más años a cuestas, más te cuesta y menos te acuestas.
Yo tengo muchos libros escritos. Siempre que voy a una librería pido un libro, pero que esté escrito.
Mi esposa me dijo: “Pronto seremos tres”. ¡Iba a tener un amante!
Si no ganamos, estamos perdidos.
La diversión y la recreación no son menos importantes que el estudio… son más importantes.
Cuando éramos jóvenes, cientos nos concedían sus gracias por pasión, ahora gracias y por compasión nos ceden el asiento.
Hombre prevenido vale por dos. Una pareja desprevenida vale por tres.
La confianza mata al hombre y embaraza a la mujer.
Cuando te enfrentes con un luchador más fuerte que tú, deberás moverte más rápido que él, y si te alcanza: ¡que dios te ayude!
El camino de la sabiduría es largo: encontrarás la fuerza en Kioto. Encontrarás la destreza en Kuwen. Pero La Paz… ¡se encuentra en Bolivia!
Muchas parejas no pueden tener hijos por diversos motivos, uno de los más frecuentes es porque no se conocen.
Era conocido como el “Cervantes” de la guitarra… porque era manco.
“Con los adelantos de la ciencia ya se puede saber qué sexo tiene nuestra criatura”. “¿Está por nacer?” “No, ya tiene 19 años”.
De no ser por nuestra acción de gobierno, nuestras calles estarían llenas de pornografía, de corrupción, de violencia… y de gente.
Se piensa que nuestro gobierno es autoritario. Que no se piense esto, ¡es una orden!
Como bien dicen en inglés “Time is money”: el tiempo es un maní.
Los niños son seres pensantes, incluso se puede decir que son seres humanos.
Usted tiene una deuda con la sociedad… quince abonos.
…tengo celos de las flores que alegran tu hogar, pero más que nada tengo celos… de tu marido.
En aquel entonces era un sueño imposible… en casa ninguno podíamos dormir.
Un suicida es alguien que se quita la vida a “sui” mismo.
Nuestros problemas son sólo bobadas, siempre hay personas más desgraciadas, la vida los atrapa como en una red, y están peor que nosotros. Por ejemplo: usted.
La vida merece ser vivida, pero ¿la muerte merece ser “morida”?
Queda bajo su responsabilidad la permanencia frente al televisor de los seres humanos.
sglevet@nullgmail.com
Twitter: @sglevet
Facebook.com/sglevet
www.journalveracruz.com