Alguna referencia habrá llegado a Duarte de Ochoa respecto de la investigación que la PGR le sigue a Karime Macías para de inmediato iniciar su ignorada huelga de hambre, apoyado en el cuento de una “cacería de brujas” contra sus ex colaboradores recluidos en el Penal de Pacho Viejo. Del resultado de las investigaciones, es posible se desvanezca la versión de que se ha protegido a Karime Macías. De allí que Duarte de Ochoa haya implementado su “huelga de hambre”, solo que la reviste acusando a la juez Alma Aleida Sosa Jiménez “por lo que pueda pasar a su integridad física (y) prestarse “como instrumento político del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares”. Pero ese absurdo argumento choca con el grueso legajo presentado por la Fiscalía, que da base a la decisión de la juzgadora del caso. Y acá, desde el llano, se ve con claridad el atraco a Veracruz perpetrado por Duarte y sus cómplices.