El los dorados tiempos de su hegemonía el PRI señoreaba el firmamento político, su metodología establecía los cánones en materia electoral, de acuerdo a las directrices presidenciales expresaba la voluntad del Gran Tlatoani, de tal manera que sus dictámenes se convertían en realidad. Cuando a un senador o diputado aspirante al gobierno de un estado se le asignaba alguna Comisión en tiempos previos al “destape”, se sabía, o adivinaba, que era el “elegido”. A Murillo Vidal lo hicieron presidente de la Comisión Permanente del Senado en el año de su destape al gobierno de Veracruz, a López Arias el presidente López Mateos lo hizo Procurador. Ahora, el PRI encomienda al senador Yunes Zorrilla la Presidencia de la Mesa Nacional de Programa de Acción de la XXII Asamblea Nacional y a Manlio Fabio Beltrones la presidencia de la Mesa “Visión de Futuro” ¿en dónde está el mensaje?