Como siempre, las noticias que ponen al descubierto hechos de corrupción o de crimen organizado nos vienen de fuera, tal como ocurrió con el fiscal del gobierno de Nayarit, o del gobernador de Tamaulipas ahora preso en Italia, Tomás Yarrignton, o de quien fuera tesorero de Granier en Tabasco, ahora la nota viene de Brasil para informarnos que Odebrecht entregó 10 millones de dólares a Emilio Lozoya Austin, quien fuera Director de PEMEX entre 2012 y 2016 con el compromiso de entregarle licitaciones a esa empresa para las obras de la refinería de Tula, en Hidalgo. Es un escándalo más, que viene a confirmar lo que desde el siglo pasado en su primera mitad señalaba el expresidente Emilio Portes Gil de que al final de cada sexenio se formaba “una comalada de nuevos ricos”. ¿Qué nos cuentan a los veracruzanos?