Política al Día
Por Atticuss Licona

 

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2016 publicada por el INEGI, los ingresos de los hogares con mayor ingreso son los de Nuevo León, y estos son 2.8 veces superiores a los de Chiapas, entidad con el menor nivel.

En Chiapas el ingreso promedio trimestral es de $23,258, mientras que en Nuevo León el ingreso promedio trimestral es de $87,653.

En Veracruz, por cierto, andamos bastante escasitos en cuanto a ingreso pues somos el quinto estado con menor ingreso promedio trimestral con apenas $32,983.

Sin embargo, lo anterior solo son números fríos que no nos dicen nada de la realidad del mexicano. Hablar de un promedio de ingreso trimestral indica que el hogar veracruzano en promedio mensual ingresa unos $10,500.

Pero esta cantidad, ¿Qué significa?

No significa absolutamente nada. Es una medida de la pobreza manifiesta, el umbral que se aspira brincar para no sentirse tan jodido, la tranquilidad para los que ganan eso o un poco más, la satisfacción de que, cuando menos, hay otros que están peor.

No quiero parecer cínico, pero el mexicano abraza frases como “De que lloren en mi casa, mejor que lloran en la otra”, “Primero yo, y después yo”, y tantas otras que denotan que mientras en casa haya paz y tranquilidad, al vecino se lo puede llevar la tristeza.

Hablar de promedios es una injusticia si se toma en cuenta que el 30% de las casas más ricas concentraron en el 2016 el 63% del ingreso, por lo que los más ricos (que son los menos) le echan una buena ayudadota a los más pobres (que son los más), a la hora de sacar los promedios.

¿Significa algo para Usted esos números que da el INEGI? La verdad es que no significan nada.

Usted se irá a acostar con la misma tranquilidad o intranquilidad de ayer… y si acaso podrá pensar: “Bueno, cuando menos no estoy tan mal”.

Los números de la pobreza solo le sirven al gobierno para saber en qué lugares soltará despensas a mansalva y en dónde aplicará sus programas asistencialistas.

Redistribuir la pobreza o socializar la riqueza es una utopía en un país donde un nacido en Chiapas tiene ocho veces menos probabilidad de triunfar en la vida que un niño nacido de Nuevo León… eso es ser pragmático.

¿Para qué seguir metiendo miles de millones de pesos en regalar despensas si solo con empleo formal, educación e inversión privada es como se abate la pobreza?

Si su hogar ingresa más de $10,500 al mes, felicidades, está arriba del promedio… y si no ingresa más… bueno, cuando menos no nació en Chiapas.

@atticuss1910

atticusslicona@nullgmail.com