Fue clásica la simulación durante el periodo de Fidel Herrera Beltrán como forma de gobernar, lo demuestra las pésimas condiciones de la llamada autopista A 4, “a la altura de las mejores de Europa”, dijo Fidel; esa vía comunica a Nanchital con Coatzacoalcos, pero con toda su “perfección” 9 años después de su inauguración luce completamente deteriorada y representa peligro para sus usuarios. Debido a la complacencia de Duarte de Ochoa respecto de su antecesor la obra no fue debidamente auditada, dejando en la interrogante su costo y especificaciones reales. En su tiempo se habló mucho y no bien del entonces Secretario de Comunicaciones, Marcos Theruel Cotero, encargado de esa obra, que por efectos de la referida complicidad logró salvarse de las investigaciones a fondo. Costosa y mala resultó esa obra de “calidad Europea”, uno de cuyos puentes ya colapsó, uno de los “cientos” que componen el cuento clásico de puentes construidos por Fidel.