Perfilando
Por Iván Calderón
24 de agosto de 2017

* Las cartas de Duarte

  Vaya suerte la del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares quién a prácticamente un día de ser presentada una misiva del reo Javier Duarte de Ochoa señalando que Veracruz es sinónimo de violencia y muerte, le asesinan a un periodista en el municipio de Hueyapan de Ocampo.

  Caray.

  La noticia de la ejecución de Cándido Ríos se hizo viral y nuevamente la entidad volvió a ser mencionada como una de las más peligrosas en el país para ejercer el periodismo. Pero no solo eso, las alertas de EE.UU. y de España a sus ciudadanos para que se abstengan de visitar estas tierras jarochas confirman lo que ya sabemos, que vamos de mal en peor.

  ¿Para qué hacernos tontos? En materia de seguridad estamos jodidos.

  La neta.

  Con las malas noticias rondando en todas las regiones veracruzanas, no existe un solo ciudadano que se sienta seguro, mientras que en el Gobierno del Cambio ya sea su titular o el Secretario de Seguridad Pública emulan a los que se fueron y minimizan la situación solicitando complacencias a los medios, cuando ellos mismos han colocado sus barreras.

  Ojalá que el GoberYu se humanice un tanto y reconozca que falta mucho por hacer. Es cierto, ya sabemos que este personaje que llegó al poder con la imposible promesa de componer todo en 6 meses no cuenta con la fórmula mágica, pero un poco de humildad del mandatario de estado no estaría de más y más aún cuando su proyecto de 8 años se encuentra en juego.

  En torno a este tema, los diferentes sectores de la sociedad viven con las interminables sospechas de que ya sea en plena luz del día o con la complacencia de la noche les pueda ocurrir alguna acción ya sea de un solitario delincuente o del crimen organizado, ya que los secuestros, robos, ejecuciones o balaceras están al orden del día.

  Y muy a pesar de esto, los veracruzanos valientes se siguen levantando con ganas de vivir, de soñar y de respirar ese aire de paz y tranquilidad que se les ha negado.

  Lamentable.

  En estos meses de su administración, Yunes Linares se encuentra en deuda con la ciudadanía, y es de atención que mientras la principal demanda en varias partes de la república sea el repunte económico o la generación de empleos, la solicitud medular en la entidad sea seguridad.

  Muchísimos veracruzanos lo único que quieren es trabajar y que los dejen vivir en paz.

  Así tal cual.

POR CIERTO ya que hablamos de las infames cartas de Javier Duarte de Ochoa, quienes lo conocen aseguran que más que solidaridad para con sus ex colaboradores es una clara invitación a que ya no hablen más.

  Incluso, se comenta que el mismo Duarte cuando andaba a “salto de mata” en Guatemala, ya se comunicaba vía mensaje de texto con sus allegados, conociéndose por parte de la PGR de cierta interacción (que no se confirmó en los medios) con su ex secretarios, principalmente con sus ex financieros Tarek Abdala Saad y Juan Manuel del Castillo.

  El mensaje principal para ellos “hablas tú y te hundo yo”.

  Y ahora ante la imposibilidad de poder comunicarse con sus ex empleados, buscó la manera de llamar ridículamente la atención poniéndose en huelga de hambre, no sin antes buscar enviar el  mensaje de solidaridad, complicidad y silencio de todos.

  Ya veremos si lo anterior resulta cierto o no.

@IvanKalderon

ivancalderonflores@nulloutlook.com

www.eldelsur.com