Veracruz- 2017-08-2809:22:00- Josefina Lugo

“Hemos recibido muchas llamadas diciendo: ¡Yo quiero ir a Veracruz, pero dígame la verdad!, ¿cómo está?”, aseguró Elsa Haydeé Penagos Gordillo, gerente del Hotel Bulevar del Mar, uno de los más jóvenes de la zona conurbada Veracruz-Boca del Río.

Con casi 9 años en el ramo hotelero, la empresaria lamentó que las malas noticias que se difunden del estado, dentro y fuera del país, estén acabando con la buena imagen y referencia turística que tenía Veracruz.

“Tengo una hermana que vive en Estados Unidos y que tenía más de 20 años sin venir, y durante los días que estuvo aquí, la saqué a dar la vuelta y me dice:

Oye es increíble, todas las noticias que pasan en Estados Unidos, yo pensé que no había nadie en la calle, ¿qué es esto?, ¡qué bonito!”, compartió.

Lamentó que este es solo uno de los muchos ejemplos de lo que piensa la gente que está fuera del país, e incluso quienes se encuentran aquí mismo, en México, piensan que así es.

“Hace falta una campaña en donde los turistas hablen de lo bien que encuentran Veracruz, yo misma he intentado que se haga alguna promoción internacional para toda la gente que vive en Canadá, en Europa, que tienen grandes temporadas de heladas, de frío, ellos se van a Acapulco, Cancún y están 6 meses ahí, yo los quisiera invitar a que vengan a Veracruz, que está igual de bonito o más y pueden pasarse aquí una larga temporada y disfrutar de sus bellezas naturales”, manifestó.

Mencionó que en el puerto de Veracruz también hay playas de arena blanca, como las que se encuentran en algunas islas veracruzanas, a unos minutos en lancha, cerca de la costa, además de todas las maravillas naturales con las que cuenta el estado, solo hace falta difusión nacional e internacional.

ECONOMÍA LOCAL

A pesar de la situación económica, la empresaria confía en la economía local, tiene esperanza en el estado, pues ella está segura de que Veracruz es muy rico y muy bueno.

“La zona conurbada Veracruz-Boca del Río está hermosa y el estado tiene mucha historia, yo creo que sí podemos salir adelante”, subrayó.

Entre los proyectos que tiene para el hotel está construir dos salones de eventos, ya que, por la ubicación del lugar, considera que sería una buena oportunidad de hacer negocios y obtener una entrada adicional, que compense la falta de turismo en las temporadas bajas.

Expresó que si pudiera pedirle algo a las autoridades, le pediría a la Secretaría de Turismo que hiciera una promoción a nivel nacional e internacional, de tal manera que la gente venga a Veracruz sin titubear, sin miedos, pues considera que le falta mucha más difusión al estado.

“Muchas personas que vienen al hotel se quedan sorprendidas de lo maravilloso que está, lo bonito que es y de las actividades que realiza la gente por las mañanas, de andar caminando, de los ejercicios que hacen en el bulevar, les encanta, quedan muy contentos de haber venido, visitan el Acuario, San Juan de Ulúa, los lugares turísticos, pero en sí, la gente, la cotidianidad que vivimos los veracruzanos, es lo que les encanta”, aseguró.

UNA HISTORIA

DE ESFUERZOS

El hotel, que cuenta con 50 habitaciones, alberca y dos restaurantes, uno de comida sana y otro de tacos de mariscos gourmet abrió sus puertas desde el 2008.

“Eran épocas buenas, al principio del 2008 realmente teníamos un turismo suficientemente bueno, últimamente las cosas han estado difíciles por la falta de turismo”, recordó la gerente.

Aseguró que desde hace 5 años las cosas que han sucedido en el estado han afectado a la llegada de turistas, sin embargo, los eventos deportivos que ha habido, desde el 2011 por parte del Instituto Veracruzano del Deporte, como la Olimpiada Nacional y los Juegos Centroamericanos, fueron una tabla de salvación para la industria hotelera, pero a partir del 2014, las cosas han sido bastante difíciles.

“Ha sido una estupenda pero difícil experiencia estar al frente del hotel, difícil en cuanto a responsabilidad laboral y humana, las decisiones que tengo que enfrentar y tomar diariamente, de acuerdo al bienestar de mi negocio y que estas velen también por el bienestar de los trabajadores”, expresó con un gesto de preocupación y responsabilidad.

Lamentó que en los últimos tiempos ha tenido que hacer recorte de personal, una de las cosas más difíciles para ella.

“Realmente he sentido mucho la falta de los empleados de los que he tenido que despedirme, sin embargo ha sido necesario por la situación económica que estamos pasando”, manifestó con gran pesar.

Aunque el ramo hotelero repunta en épocas de vacaciones y puentes, recordó que en otros tiempos esta no era la situación que vivía el sector turístico.

“Francamente esto no era así hace años, sin embargo debemos estar siempre agradecidos por lo que nos llegué”, expresó.

EMPRENDEDORA

Gracias a que el terreno daba las medidas como para construir un hotel y por la adecuada ubicación, fue como se decidió a emprender en lo que hoy es este negocio.

Sin embargo recordó que desde hace muchísimos años, las mujeres han sido un poco relegadas en todos los sectores, pero siempre han dado una cátedra de esfuerzo y tenacidad.

“Últimamente hemos tenido buenos papales en todos los ámbitos, creo que luchando y trabajando se pueden lograr las cosas, no es difícil para una mujer manejar al personal, eso depende de cómo te des a respetar y los respetes, de esta forma ellos te van a respetar”, aseguró.

Una de las metas que se ha propuesto es seguir adelante con su empresa, hacer promoción, tener diferentes tipos de huéspedes, como turismo empresarial, turismo religioso y del ramo deportivo, que es hacia donde está dirigido el negocio.

“Aún no hay suficiente turismo médico, pero ahora que está una cadena importante hospitalaria, está empezando a tomar fuerza, sin embargo, alrededor de ese hospital están construyendo hoteles con esa finalidad, pero realmente todavía falta impulso a ese ramo”, detalló.

La mayoría de sus clientes provienen de la Ciudad de México, Puebla, Tlaxcala, Guanajuato y Monterrey.

“Lo que más le agrada a mis clientes es el trato personal, de hecho tengo como norma que nos acerquemos a los huéspedes y les ofrezcamos una atención como si estuvieran en casa, entonces ellos sienten una calidez y se van siempre muy contentos, a pesar de ser un hotel pequeño quedan satisfechos con la atención que les damos”, confesó.

Elsa Haydeé es una mujer decidida, firme en sus propósitos y con una gran fe en su estado, en su cultura, en sus autoridades y en su entidad, por lo que seguirá luchando contra viento y marea para que su empresa salga adelante, trabajando con calidad y buen servicio, sello que caracteriza al Hotel Bulevar del Mar.

/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO