Línea Caliente
Por Edgar Hernández*
31 de agosto de 2017

Pues sí, buscando con lupa se encuentran cosas buenas en Veracruz… ¡Notas de ocho!

Una de ellas se finca en la lucha contra el hambre y la pobreza extrema, tareas en las que se ha empeñado el gobierno federal en Veracruz a través de instituciones como Liconsa.

Y va de comercial, pero su titular, Francisco Vera Méndez, Gerente Estatal de Liconsa, acaba de hacer una revelación pública de la que vale hacer eco.

Es en el sentido de que el abasto de leche para los veracruzanos pobres de los 212 municipios cerrará su círculo virtuoso en diciembre de este año.

“Actualmente cubrimos 191 municipios y al atender a todo Veracruz este fin de año estaremos contribuyendo de manera definitiva a atemperar los indicadores de pobreza extrema que se incrementaron en 500 mil nuevos veracruzanos en situación de pobreza extrema”.

Las declaraciones del responsable de la paraestatal, dependiente de la SEDESOL cuya función es industrializar y comercializar leche de calidad a precios accesibles en favor de las clases más necesitadas y/o vulnerables, se dieron en el marco del arranque de la campaña de Conavim, Comisión Nacional  para Prevenir y erradicar la Violencia.

Información en los envases, trípticos y material adicional se entregan en la venta del lácteo, así como la orientación sobre qué hacer y dónde acudir en caso de violencia intrafamiliar.

Sostiene asimismo Vera Méndez que la empresa creada bajo el gobierno del presidente Manuel Ávila Camacho bajo el nombre “Nacional Distribuidora y Reguladora” (Nadyrsa) en 1944, para, en 1950, cambiar su nombre a “Compañía Exportadora e Importadora Mexicana”, CEIMSA, “nunca he tenido tintes políticos o partidarios”.

Y es que, sostuvo, “con el hambre no se puede medrar políticamente”.

“Hoy se trabaja de manera coordinada con la actual administración pública que encabeza Miguel Angel Yunes como en el pasado se tuvo relación con los gobiernos en turno”, subraya tras dar cuenta que en 1972, Ceimsa, modificó su nombre para quedar con las siglas Liconsa, “Leche Industrializada CONASUPO, S. A. de C. V.”

Así, hoy que se viven tiempos difíciles, Liconsa decidió seguir adelante con su programa de leche barata.

“De leche de a peso”.

Un varo cuesta la leche de Liconsa “que es la mejor leche de México, la más proteinada que se entrega a mexicanos en condiciones de extrema pobreza, particularmente a los niños de hasta 12 años de edad, mujeres de 13 a 15 años y de 45 a 59 años, madres solteras o de escasos recursos en estado de gestación y lactancia, enfermos crónicos, discapacitados y a población de la tercera edad”.

La Leche Liconsa –asegura- está fortificada con los principales elementos nutricionales de los que la mayoría de la población en situación vulnerable (especialmente niños y adultos mayores) carecen como son HierroCincÁcido fólico y vitaminas ACDB2 y B12.

Vera Méndez hace notar que en Veracruz los ganaderos entregan a los centros de acopio de Liconsa dos millones 75 mil litros mensuales, mismos que ya procesada –líquida y en polvo- se distribuyen a través de las lecherías que se localizan en las regiones más apartadas de Veracruz.

La entregamos sin que medie bandera política. “A nosotros no nos interesa de que partido venga el consumidor. Solo cumplimos con la normatividad de entregar leche de la mejor calidad y barata sin juzgar religión, ni partido político”.

“En los periodos electorales no pueden alterarse, ni siquiera observarse, ya que los padrones de beneficiarios de Liconsa están encriptados”.

La misión de Liconsa es, con conclusión, sumarse al programa alimentario que está haciendo crisis en entidades como Veracruz en donde la prioridad son los pobres. “En 30 municipios ya mismo se observa extrema pobreza y es ahí donde nuestro producto vale un peso”.

En regiones menos pauperizadas se entrega con toda normalidad 16 litros por persona al mes a un  precio de $5.50, ahorrando a la madre de familia 10 pesos con 50 centavos.

Y ante tal necesidad urge que Veracruz regrese a ser la cuenca lechera más importante de México. Se requiere que el empresario regrese a la cultura del lácteo y se sume a los programas sociales con apoyo del gobierno.

Es Liconsa bajo la tutela de Vera Méndez quien tiene en óptimas condiciones a la empresa “gracias al equipo de veracruzanos que aquí laboran entre quien destaca de manera sustantiva mi brazo derecho, Ignacio Cobos”.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo