Ya no hay secreto que valga, todos o casi todos están a la vera de la opinión pública: Karime Macías y familia, Tarek, Silva Ramos, Edgar Spinoso, Vicente Benítez, Del Castillo, Bustos, Nemi, Deantes, Ferrari, y una pléyade de cómplices esperan turno para ser enjuiciados (otros ya duermen en prisión), por el flamígero dedo de la justicia; es cierto, no son todos, decenas de sus colaboradores aprovecharon la oportunidad para agenciarse recursos de manera indebida, son gente que desde el anonimato disfruta del dinero robado, a quienes la condena social debiera señalar abiertamente, porque, desafortunadamente, la Fiscalía no tendrá tiempo ni capacidad operativa para proceder contra toda esa hornada de delincuentes de cuello blanco que por ahora paradójicamente busca el amparo de la justicia, la misma que ojala los alcance.