Estamos todos distraídos en lo cotidiano, lo inmediatamente cercano a nuestra convivencia y subsistencia personal y familiar, incluso de lo que colectivamente nos afecta, como el actuar de la clase política cuyas decisiones nos impactan como sociedad; quizá por esa dinámica ponemos en segundo término de nuestra atención cuanto ocurre respecto de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio que tenemos con los Estados Unidos y Canadá, de cuya importancia nos olvidamos. Pero en los acuerdos se incluyen temas como seguridad, crimen organizado, educación, etc. Las negociaciones inician el 16 del mes en curso, lo que resulte nos impactará como nación, ojala quienes nos representan consigan lo mejor para bien de nuestro país.