En un reporte denominado “Riesgo Político en América Latina, la calificadora de inversiones Moody’s Investors Services señala la baja popularidad del presidente de México (los señalamientos de corrupción han impactado en la baja aceptación), lo que “puede influir en las perspectivas electorales del PRI el próximo año…” y es un factor influyente en la elección de 2018 que gravitará contra su partido, el PRI. Esa circunstancia pudiera favorecer al candidato de Morena, Andrés López Obrador, señala Moody´s investors. Y también sostiene que la composición plural del Congreso sin mayoría para ninguna facción partidista pudiera retrasar los acuerdos para la transformación, según lo ofrece López Obrador.