En México la Constitución General de la República establece que todo ciudadano en uso de sus derechos y obligaciones es libre de votar y ser votado, es una primicias de todo sistema democrático; en teoría significa que el voto ciudadano puede llevar al gobierno a quien obtenga la mayoría de votos, al margen de capacidades o aptitudes para la cosa pública, es la fuerza del número. Ese marco normativo permitió a Cuauhtémoc Blanco, un renombrado futbolista, acceder a la alcaldía de Cuernavaca, la capital del Estado de Morelos, y por esos efectos es posible se convierta en gobernador si algún partido lo postula para ese cargo y obtiene la mayoría de votos. No lo ha hecho bien en la alcaldía de Cuernavaca, sin embargo, si el voto ciudadano es ley. Debe deducirse que una democracia alcanza mayoría de edad cuando la ciudadanía está a la altura de ese requerimiento, de otra manera seguirá padeciendo la mediocridad de su clase política, como ocurre en México.