El periodista Salvador García Soto, escribe en El Universal: “… Hoy, en la antesala de una sucesión presidencial que se adivina tan competida como complicada en nuestro país, en la que hay incluso quienes ven una contienda ‘enrarecida’ por intentos orquestados de frenar ‘a como dé lugar’ a quien encabeza las encuestas, vale la pena preguntarle a Andrés Manuel López Obrador con cuál de los dos Allendes se identifica más, si con el gobernante o con el mártir, que al final son uno mismo. Y qué mensaje quiso mandar cuando, además de Allende, evocó también a Francisco I. Madero ‘nuestro apóstol’, ambos víctimas de un golpe militar, alentado por Estados Unidos, que los asesinó y los depuso del poder. ¿De qué hablaba López Obrador cuando se paró frente al retrato de Allende?”.