Por su régimen monolítico de autoridad y por la experiencia adquirida durante años en campaña, Andrés Manuel López Obrador ha logrado un rápido avance en sus procesos de preparación para la elección que viene: ya decidió la candidatura al gobierno de la Ciudad de México y sin duda cuenta con su lista de precandidatos a los gobiernos en los estados en que habrá relevo de titular del Poder Ejecutivo, y para legisladores ya dispuso en qué estados habrá candidatas y en dónde habrá candidatos a un escaño. En el PRI anunciarán hasta fines de año el método para designar a su candidato presidencial y están ocupados en evaluar las posibles candidaturas a otros cargos de elección; en el PAN deben tejer fino para no sufrir fisuras que lo alejen de competir con solvencia. En el PRD viven amarga crisis existencial y Movimiento Ciudadano sueña en competir solo. Esta es la fotografía de hoy.