Xalapa- 2017-08-2012:26:53- Jesús Ruiz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

El alcalde electo de Veracruz, Fernando Yunes Márquez, señaló que pese al exhorto del Congreso de la Unión para que los legisladores locales busquen rescindir los contratos con empresas relacionadas con Odebrecht, no se debe de caer en una actitud simplista en el caso del Grupo MAS.

Aunque dicha empresa sobornó a diversos funcionarios para realizar proyectos en el país, el alcalde electo dijo que a la fecha ningún ayuntamiento de la zona conurbada cuenta con recursos para invertir en la red de agua potable.

“El problema real que tenemos es que no contamos con el dinero suficiente para poder invertir en la rehabilitación de gran parte de la red de agua de la ciudad; el municipio no tiene la capacidad financiera para hacerlo”.

“Ni Veracruz, ni Boca del Río, ni Medellín tienen por sí mismos la capacidad para hacerlo en virtud de la corrupción que hubo en SAS con los últimos 10 años de administración del PRI”, indicó.

Así, reiteró que el Congreso de la Unión no puede pedirle a los Congresos de los Estados retirar todos los contratos, ya que al final de cuentas hay usuarios y gente que necesita el servicio de agua potable en el caso de Veracruz.

El alcalde electo mencionó que durante los próximos meses se revisará a detalle el título de concesión, ya que además del mal servicio hay problemas en la infraestructura pluvial.

“Me preocupa que no estén dando el servicio que la ciudadanía merece (…), los trabajos siguen, yo estoy trabajando con el actual alcalde Ramón Poo prácticamente todos los días y con los legisladores de la zona conurbada.

“El alcalde Ramón Poo también está inconforme con la situación que está viviendo la ciudad, hay que hacer un análisis profundo de en qué no ha cumplido”, declaró en entrevista tras participar en la carrera AHTECA 2017 en Xalapa.

Finalmente subrayó que no le corresponderá a su administración buscar fincar responsabilidades legales en contra de los extitulares que llevaron a la quiebra al SAS y con esto dar entrada a la empresa mixta Grupo MAS, conformada por Odebrecht Ambiental y Aguas de Barcelona.

“No me corresponde a mí como tal fincar responsabilidades, lo que me corresponde insisto es analizar el título de concesión (al Grupo MAS); ver si está cumpliendo o no y en base a eso ver qué decisiones vamos a tomar”, declaró.