Una vez más, López Obrador asegura que su campaña por la presidencia no es eterna, y si en esta ocasión no alcanza la presidencia se retirará porque “no habrá una cuarta ni una quinta…”. En ocasión anterior habló con más crudeza al referir que ya no seguiría en el fajín por la presidencia, de no ganar se iría “a la chingada”, nombre de su rancho en Palenque, Chiapas. ¿Está López Obrador ahora más cerca de ganar que en 2006 y en 2012? De aquel entonces ahora ha corrido mucha agua bajo el puente y las circunstancias han cambiado, ya no cuenta con los aliados de antaño pero a cambio parece ser de mayores alcances el apoyo ciudadano hacia su persona. El rumbo de los acontecimientos, la forma en cómo conduzca el Peje sus pasos nos irá proporcionando la información que responda a aquella interrogante.