Los resultados electorales de 2006 y 2012 demuestran que el ganador de la presidencia de la república obtiene menos sufragios a favor que la suma de los depositados para otros candidatos, es decir, son votos en contra, ¿dónde queda la gobernabilidad? El 2 de julio de 2006, votaron 41 millones, 486 mil 718 electores, Felipe Calderón ganó con 15 millones 284 votos, 35.91 por ciento;  Andrés Manuel López Obrador obtuvo 14 millones 756 mil 350 votos, 35.29, una diferencia de .56 por ciento. Pero Roberto Madrazo quedó lejos, con 9 millones 301 mil 441 votos, 22.26. En 2012 votaron 50 millones 323 mil 153 ciudadanos, 63.34 por ciento del total: Enrique Peña Nieto ganó con 19 millones 226 mil 784 votos, 38.2 por ciento; López Obrador segundo con 15 millones 896 mil 999 votos, 31.59 y Josefina Vázquez Mota tercera, con 12 millones 786 mil 647 votos, 25.4. Las cifras sirven como argumento para ir pensando en la Segunda Vuelta.