Dialogando
Por Abel Domínguez Camacho
10 de agosto de 2017

De la participación ciudadana en México hay evidencias de un recorrido histórico importante con procesos de evolución fundamentales, avances como la incorporación del concepto en el ámbito jurídico y la generación de nuevas leyes que apoyan y respaldan la labor de las Organizaciones de la Sociedad Civil.

Cuando México se convierte en una República Democrática (1917), la población busca la manera de tener incidencia en las decisiones del Estado y casi dos siglos después, en la primera década del siglo XXI, se observan avances de consideración.

En este proceso de incidencia en las decisiones del gobierno se encuentran varias etapas que han marcado el proceso democrático del país, en cuanto a participación ciudadana se refiere. El Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) realizó un recuento histórico puntualizando los momentos que se consideran más significativos -citado por Viviana Olga Noguez Camacho, en  Etapas de la participación ciudadana en México, en Cultura de la legalidad, Junio 23, 2014–  El recuento rescata lo siguiente:

  • Los primeros antecedentes en nuestro país de consultas a la ciudadanía sobre decisiones de gobierno se remontan al plebiscitorealizado en marzo de 1824, que dio como resultado la incorporación de Chiapas a la Federación.
  • La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917puede considerarse otro gran avance en materia de participación ciudadana, ya que en su artículo 5° estableció por primera vez el concepto de derechos políticos, esto es, hizo referencia por primera vez al derecho de los ciudadanos a votar y ser votados.
  • La Ley para Elecciones de Poderes Federalesdel 2 de julio de 1918 introdujo la “no reelección, sufragio efectivo, elección directa y libertad de participación política con la universalidad del sufragio”.
  • El 17 de octubre de 1953, por decreto del Congreso, las mujeres mayores de edad obtuvieron el carácter de ciudadanas, y de igual forma, sólo el derecho a votar, lo que abrió el espacio para la participación de más ciudadanos mexicanos.
  • En 1954se reformó la Ley Electoral Federal, para introducir en toda forma el derecho de la mujer a votar y ser votada.
  • Como consecuencia de los movimientos estudiantiles del año 1968en diversas partes del mundo, se crearon organizaciones que “convierten en fuerza política valores e intereses sobre asuntos concretos que se hallan en vías de transformación”. Estos grupos, conocidos como Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC’s), persiguen fines que, al ser demasiado universales o particulares en sus objetivos, escapan y van más allá de postulados ideológicos de un partido. Sin embargo, son susceptibles de entrar en su agenda de trabajo una vez que éste se encuentre en el poder.
  • En 1969,se enmendó la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para atender algunas de las demandas en materia de participación ciudadana. La enmienda al artículo 34 redujo la edad mínima para poder sufragar y obtener la ciudadanía de los 21 a los 18 años.
  • En 1970se incorpora el concepto de Participación Ciudadana en la Ley Orgánica del Distrito Federal.
  • En 1973se creó una nueva Ley Federal Electoral, en la que finalmente se enumeran las características del voto, es decir universal, directo y secreto para todos los cargos de “elección popular”, y estableciendo que el voto es “un derecho y una obligación para el ciudadano”.
  • El 1º de abril de 1977 el entonces Secretario de Gobernación, Jesús Reyes Heroles, pronunció un discurso en el que planteó que entre los temas incluidos en la reforma política de ese año se encontraba el interés del Estado por ampliar las opciones de representación política de la ciudadanía, para así permitir al Gobierno Federal conocer las inquietudes y demandas de la población en general, pero sobre todo de las minorías, pues aunque según los principios democráticos las decisiones se basan en lo que quieren las mayorías, las minorías siempre deben ser escuchadas y tomadas en cuenta. Con este precedente se creó un nuevo espacio para las asociaciones políticas, instituciones académicas y para la ciudadanía en general, con el fin de que expusieran sus ideas en torno a la reforma política.
  • El año de1985 es un parteaguas en la historia de la participación ciudadana en México. La magnitud y las terribles consecuencias que el terremoto dejó, rebasaron la capacidad de reacción del gobierno, quien entendió que [por sí] solo, no podía atender a tiempo a todos los damnificados. Ante esta situación, la sociedad mexicana, de manera inusitada, ya que no contaba con aparentes antecedentes de organización, se movilizó, auxilió en todos los ámbitos a los afectados y trabajó de manera conjunta [e incluso rebasando la respuesta de] las autoridades.
  • Los efectos del temblor [de 1985] repercutieron en las elecciones de 1988, pues de una participación social, los mexicanos pasaron a una participación cívica, impulsando la demanda de “lugares en el espacio de lo público, buscando maneras de resolver las problemáticas cotidianas y exigiendo también derechos políticos”.
  • El 9 de febrero de 2004se publica la Ley Federal de Fomento a las Actividades Realizadas por Organizaciones de la Sociedad Civil, en la cual se establecen, medidas, mecanismos [e] instrumentos para fomentar la participación de las OSC’s, definiendo los derechos y obligaciones de éstas, así como las facultades de los organismos para darle cumplimiento a lo anterior”. Hasta aquí la cita.

En el lenguaje coloquial existen diferentes maneras de referirse a una Organización de la Sociedad Civil (OSC) ya sea: Asociación Civil (A.C.), Organización No Gubernamental (ONG) e incluso Organización Civil (O.C.), pero cualquiera que sea la manera de nombrarlas, todas coinciden en que trabajan por el bien de la comunidad. Estas organizaciones cubren y las cubren bien, todas las brechas que deja la administración pública, brechas por falta de capacidad presupuestal, técnica o de personal y, fundamentalmente, brecha que tiene su origen, lamentablemente, en la ausencia de reglas claras, falta de probidad de los funcionarios, en la opacidad y en la falta de oficio de los servidores públicos, en todos sus niveles.

Cuando hago mención a esa brecha, a ese gran vacío que toma importancia en el momento en que aparece la sociedad civil organizada de tal o cual manera, quiero hacer énfasis en la participación ciudadana espontanea a partir de la mañana del 19 de septiembre de 1985, sin menosprecio a otras experiencias similares en importancia. 190985 fue un parteaguas en todos los sentidos, la sorpresa tomo a todos por igual con los calzones en la mano, recuerdo que en mi camino hacia el CIDE, Jacobo el de Lolita, no sabía cómo describir lo que veía o lo que le compartían, los escuchas tampoco entendíamos tales descripciones, no aceptábamos, en esos primeros momentos, lo que México estaba viviendo, el peor terremoto de la historia.

Ya Olga Noguez Camacho hizo referencia arriba, que el gobierno fue rebasado por las circunstancias. Entre la dimensión desproporcionada del terremoto y la incapacidad del gobierno es como surge la participación ciudadana espontanea, misma que se fue organizando conforme pasaban los días y conforme el gobierno seguía dando evidencias de pendejés; insisto en este evento doloroso para los mexicanos, muchas vidas se perdieron en el terremoto, a los ojos del mundo México había desaparecido, una exageración ciertamente, pero exageración que trataba de poner en su justo medio lo que pasaba en el país en aquellos momentos, y en esos momentos los ciudadanos sacaron la casta.

Las preguntas que comparto, ¿qué pasó con esa capacidad de participación y empoderamiento de la sociedad después de eso? ¿por qué la sociedad volvió a su zona de confort? ¿apenas tres años después dejamos que nos robaran la elección?, dejamos pasar la oportunidad de la alternancia en el gobierno, y peor, permitimos que volviera a gobernar el PRI a pesar de las evidencias de más de 70 años. Nos ganó la visera, en lugar de buscar ayudar al tonto del pueblo o al desaforado Calderón, nos cruzamos de brazos y con tal de sacarlos de los Pinos, votamos por lo peor que ha tenido México al frente del gobierno de la república.

Participación ciudadana no es solamente ir a vota, ese derecho y obligación que tenemos los adultos por credencialismo; la participación ciudadana debe caracterizar nuestro diario caminar, primero respetando y haciendo respetar el metro cuadrado que vamos arrastrando, desde que te levantas, sales de tu casa y te topas con el vecino, camino al trabajo y en medio de descomunal tráfico, en el trabajo…participación ciudadana en cada acto que realizamos, buscando el respeto y el bien común, ufff qué difícil!!!

Claro, también es cierto que se trata de una ardua tarea de concientización, de crear cultura de participación y, de la ausencia de leyes y reglamentos que permitan y den legitimidad a esa participación ciudadana.

Para los fines asociados a dicha participación ciudadana la Sexagésima Cuarta Legislatura del Honorable Congreso del Estado, dictaminó a favor de las reformas a los artículos 191, 202 y 203 de la Ley Orgánica del Municipio Libre para el Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave, el 191 referente al Consejo de Planeación para el Desarrollo Municipal y, 202 y 203 referentes a la constitución, función y operación de los Comités de Contraloría Social, modificaciones que darán legitimidad a todos los esfuerzos de participación ciudadana.

En Dialogando: 2018, publicado el 25 del mes pasado, mi reflexión se centró en la votación, en el día D y sus resultados, votar pensada y responsablemente. Pero ¿qué pasa en el pos? haya ganado el verde, rojo, morado, azul o amarillo o, los híbridos que ya sabemos cómo masca la iguana. También rescaté que apenas en la Gaceta Oficial del 4 de julio del presente año, número extraordinario 264, se publicó el decreto número 293, que reforma el artículo 191 de la Ley Orgánica del Municipio Libre.

Dicha modificación a la letra dice: “Artículo 191. El Consejo de Planeación para el Desarrollo Municipal es un órgano de Participación Ciudadana y Consulta, auxiliar del Ayuntamiento en las funciones relativas a la planeación, integrado por ciudadanos, organizaciones sociales y los sectores públicos y privados del municipio, designados por el cabildo, que serán invitados mediante Convocatoria Pública”. Decreto que entra en vigor al día siguiente de su publicación en la gaceta Oficial, órgano del Gobierno el Estado.

Ahora bien, en la Gaceta Legislativa del 27 de julio, a petición de la Comisión Permanente de Vigilancia, la Honorable Asamblea presenta el dictamen con proyecto de: Decreto que reforma los artículos 202 y 203 citados párrafos arriba, con el dictamen favorable:

Articulo único. –  Se reforman los artículos 202 y 203 de la Ley Orgánica…para quedar como sigue:

Artículo 202. Los Ayuntamientos promoverán la constitución de Comités de Contraloría Social, que serán responsables de supervisar la construcción de obra pública municipal, desde su planeación hasta su conclusión. Para cada obra se constituirá un Comité de Contraloría Social, salvo que las características técnicas o las dimensiones de la obra exijan la integración de más de uno.

Artículo 203. Los Comités de Contralorías Social estarán integrados por tres vecinos beneficiarios directos de la obra, quienes serán elegidos entre los ciudadanos beneficiados por aquella, en asamblea general que se celebrará antes de iniciar la obra. El ayuntamiento entregará la información a la que está obligado en materia de transparencia y acceso a la información pública de la misma, para que el Comité realice sus trabajos.

 

La participación ciudadana toma un mayor sentido, ahora sustentado por un instrumento jurídico que abre todas las posibilidades de caminar en paralelo, de ayudar al gobierno municipal, Artículo 191 refiere al  Consejo de Planeación para el Desarrollo Municipal donde destaca la “Participación Ciudadana y Consulta” como auxiliar del Ayuntamiento en las funciones relativas a la planeación y, por otro lado y cerrando la pinza, los artículos 202 y 203 hacen énfasis en que los Comités de Contraloría Social, serán responsables de supervisar la construcción de obra pública municipal, desde su planeación hasta su conclusión.

 

Dos modificaciones a la Ley del Municipio Libre que dan sustento y legitimidad a las inquietudes de la sociedad civil, Consejo de Planeación y Comité de Contraloría Social, dos instancias a la que los ayuntamientos estarán obligados, en primera instancia, a publicar las respectivas convocatorias en tiempo y forma y, a garantizar y transparentar su funcionamiento; instancias que permitirán contribuir a erradicar la opacidad y la corrupción de los servidores públicos. Se podrá crear un ambiente de credibilidad y confianza de la sociedad en la administración pública municipal.

Como ya hice mención en mi entrega anterior, de forma complementaria a esta oportunidad de participar, el Órgano de Fiscalización del estado de Veracruz (ORFIS), proporciona las herramientas para darle forma y sentido a la operación de las dos instancias en cuestión, el ORFIS ofrece el Sistema de Consulta de Obras y Acciones Municipales de Veracruz (http://sistemas.orfis.gob.mx/SIMVERP/) y, cada municipio está obligado a informar respecto a las prioridades de obras a realizar, montos y tiempos de ejecución, entre otras cosas.

A partir de ahora seremos ciudadanos vigilantes del quehacer de cada administración municipal, pequeña o grande, roja, morada, azul, morena, amarilla o verde; estaremos observando, seremos gobierno contigo presidente municipal, acompañaremos a tu cabildo en cada una de sus decisiones.

Un gran observatorio ciudadano nos acaba de sugerir y legitimar en Congreso del Estado, vamos por ello. Me fui.