Línea Caliente
Por Edgar Hernández*
28 de agosto de 2017

 

¡En las puertas del “Destape”!

A la usanza de siempre.

El primer priista decide primero. Luego habrá que dar paso al protocolo priista, para finalmente entregar el candidato a la cargada: el destape, la convocatoria, la convención, la precampaña, la campaña y todo lo demás.

Todo bajo la consigna de que son tiempos de sumar.

Este mediodía en la Casa Presidencial sucede acaso el día más importante en la vida de José Francisco Yunes Zorrilla, quien es recibido en audiencia privada por el presidente de México, Enrique Peña Nieto.

Solo un tema fue programado en la agenda.

Pero regresemos en el tiempo.

Ese cálido verano de 1986 allá en Cuernavaca, hasta la “Casa de Piedra” llegó una llamada de Emilio Gamboa a la sazón particular el Presidente Miguel de la Madrid, adelantando a Fernando Gutiérrez Barrios, un lacónico: “¡El señor presidente lo espera esta tarde, señor!”.

El aun director de Caminos y Puentes Federales llamó a Armando Félix Contreras para ordenarle tuviera listo un vehículo porque “¡Salimos de urgencia al Distrito Federal!”.

Los colores del también llamado “Sogocho” le subieron y bajaron de la cara. “Todo mundo está fuera, señor ¡Salieron a comer!”.

Y para las urgencias de la novia, don Fernando solo atrevió a preguntar a quien en ese momento estaba en audiencia frente a él –al “Willi”- si traía carro, a lo que devolvió que sí.

A la 1:40 de la tarde salieron a México don Fernando y Guillermo González Díaz en un destartalado Volkswagen prestado que se les paró dos veces en la autopista… pero al fin llegó puntualísimo a las seis de la tarde a “Los Pinos”, tal como estaba programado.

“¡El partido ha tomado la decisión de que sea usted, don Fernando, quien sea su candidato!”, le dijo el presidente Miguel de la Madrid.

Esa misma la noche el hoy conocido como “El Hombre Leyenda” le llamó a dos de sus cercanos colaboradores para que lo acompañaran al día siguiente a su entrevista con el dirigente priista Adolfo Lugo Verduzco, uno de ellos fue Augusto Ponce Coronado y… fin de la historia.

Al día siguiente, los encabezados de las ediciones vespertinas daban cuenta del ·Destape” en su favor con las consecuentes adhesiones, la cargada, el ¡yo siempre lo dije!..

Con ello el renacimiento de la esperanza de todo un pueblo que padecía serios problemas de inseguridad y una señalada atonía financiera.

Hoy Pepe Yunes vive tiempos cruciales.

Con las siglas del PRI, habrá de enfrentar al más poderoso rival que ha vivido Veracruz y el país entero a lo largo de su historia, Morena.

Ese y no otro será el enemigo a vencer llevando como bandera la honestidad y el firme compromiso de regresar a Veracruz la paz social, gravemente lesionada por la inseguridad.

Será asimismo prioridad el reordenamiento financiero que irá acompañado de oportunidades de empleo, la reactivación de la economía y el estricto apego a la ley en la aplicación de la justicia.

No más venganzas ni guerras mediáticas.

Guardemos por lo pronto tiempos y anuncios ya que hoy, sin duda, es un día importante para Veracruz.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo