Astrolabio Político
Por: Luis Ramírez Baqueiro
14 de agosto de 2017

“El destino se ríe de las probabilidades.” – Edward George Bulwer-Lytton.

Concluyeron los trabajos de la XXII Asamblea Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y con ello comenzó la cuenta regresiva para que el presidente Enrique Peña Nieto, se decante por quien habrá de ser el candidato de su partido al gobierno de la República en la elección del 2018.

El mismo presidente Nacional de este instituto político, Enrique Ochoa Reza lo ha señalado con todas sus letras, el rival a vencer en el próximo proceso electoral es y será Andrés Manuel López Obrador y su Morena.

Quizá por ello, llama la atención que ante más de 15 mil personas entre ellas -10 mil delegados y cinco mil invitados- el presidente de México, dijera que “la obra tiene que continuar” en el 2018, porque ese año estarán en juego dos opciones: una que apuesta al progreso y otra al retroceso.

Ya de refilón, el mexiquense hizo el tradicional llamado a la militancia priista a cerrar filas y lograr la unidad que le permitirá enfrentar este gran reto por enfrentar.

De esta manera de este importante encuentro priista, llamó la atención que Veracruz paso de ser una entidad determinante en la toma de decisiones dentro de ese partido político, a convertirse en mero espectador, con una salvedad, una que para muchos en la entidad paso desapercibida ante la evidente caída de sus momios entre los mismos seguidores.

Solo así la única representación de nivel al interior del partido fue la que realizará el senador peroteño José Francisco Yunes Zorrilla, quien presidió la Mesa Temática de Programa de Acción, misma que tuvo como sede Toluca en el Estado de México.

Quizá como mensaje entre líneas, el titular de la Comisión de Hacienda y Crédito Público del Senado, vuelve a mostrar todo el musculo que se requiere para ser el quien encabece los esfuerzos de un partido, que no tiene más activo para salir del bache que el en Veracruz.

Y es que analizando fríamente la situación del PRI veracruzano, de todo el activo político de este partido, el único liderazgo sin mancha, lo representa Pepe Yunes, quizá las razones sobran, cuando se muestra evidente, su calidad política y liderazgo, mismo que marca una distancia con el grupo que mal gobernó la entidad.

Aun cuando muchos querrán tildarle que fue coparticipe o cómplice indirecto de lo sucedido, lo cierto es que fue quizá el único que en realidad mostró un distanciamiento serio y severo con el entonces gobernador Duarte, a quien, literalmente hizo rabiar, pues gestó que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) metiera en jaque a la administración anterior al limitarle la entrega de recursos, que en su momento confirmó mal destinaban para otras tareas o funciones.

Sumado a ello, Pepe Yunes fue quizá el único legislador veracruzano, que gesto con su capacidad la entrega de recursos federales por más de cinco mil millones de pesos a municipios a lo largo y ancho del territorio sin distingos de colores o partidos.

Habrá quien afirme que las alianzas dentro del PRI caminan, y seguramente así serán, pero no habrá más división entre grupos, después de esta XXII Asamblea Nacional el mensaje fue claro y nítido, en Veracruz no hay otro personaje que pueda sacar del atolladero al partido, más que Pepe Yunes.

Al tiempo.

astrolabiopoliticomx@nullgmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx