No pocos partidos políticos han expresado su inconformidad con el programa Piso Parejo diseñado por el INE como marco reglamentario para la conducta durante el proceso electoral 2018, pero el propio INE debiera reflexionar para sí del por qué mientras a los partidos le entrega cientos de millones de pesos para sus gastos en la próxima campaña a los independientes solo destina 42 millones de pesos. Está claro que argumentará sobre los requerimientos exigidos para movilizar a una organización partidista, sin embargo, es manifiesta la desproporción entre los apoyos a un candidato independiente y los entregados a uno postulado por un partido. De esa manera ¿cómo se pretende fomentar la participación ciudadana? Por el contrario, se asemeja más a un plan concebido para desalentar a quienes quieran participar como candidatos sin partido.