Que los políticos se peleen a nadie asombra; que saquen sus trapitos al sol, no es novedad, pero esa pendencia es irresponsable cuando se intenta confundir a la población. Así ocurre cuando el dirigente panista, Ricardo Anaya, culpa al gobierno federal de publicar asuntos relativos a su abultado patrimonio, en vez de demostrar la falsedad de lo publicado; o cuando Manuel Huerta Ladrón de Guevara, presidente estatal del partido MORENA en Veracruz, señala que el gobierno de Yunes Linares guarda 8 mil 500 millones de pesos, señalamiento que por su delicadeza ser investigado. Pero Manuel Huerta solo apunta, no dispara denunciando por los canales establecidos, simplemente lanza su dicho sin comprobarlo; de no hacerlo quedará en irresponsable retórica, pues burla la fe ciudadana ante la cual presumen buscar un cambio en el país.