A pesar de la queja de los comerciantes del Centro xalapeño que atribuyen la baja de sus ventas a la obra de remodelación de la calle de Enríquez, el alcalde Américo Zúñiga lo niega y decreta lo contrario, pues gracias a esa obra, dice, las ventas han aumentado y hay “un repunte” en la apertura de negocios. Con esa actitud, confirma el adagio de que no hay peor ciego que quien no quiere ver, porque si los empresarios señalan afectaciones en sus ventas, salvo que estén vacilando, debe ser verdad. ¿Usted a quien le cree?