Siete aspirantes a la Rectoría de la Universidad Veracruzana son indicadores importantes, unos señalan al mal desempeño de la actual rectora como la causa del crecido número de pretendientes a dirigir la UV; otros lo atribuyen a la confianza de que la Junta de Gobierno elegirá lo mejor para la Casa de Estudios. Hay quien señala a Sara Ladrón de Guevara como integrante del equipo de campaña del actual gobernador del Estado. Pero uno de los señalamientos más graves, y debiera investigarse, es el supuesto engrosamiento de la nómina del personal por honorarios, que estiman en alrededor de mil. Muy grave si se atiene al problema financiero de la institución y al desequilibrio de apoyo financiero para actividades sustanciales de la Universidad Veracruzana. Cierto o no, el Consejo Universitario tiene la palabra