Xalapa- 2017-08-1813:24:44- Leticia Cruz/ La Minera Caballo Blanco ingresó ya la solicitud de explotación a cielo abierto, ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), lo cual consta en la Gaceta 45, publicada este 17 de agosto de 2017.

Se trata del proyecto de mina a cielo abierto denominado Caballo Blanco, y que se realizaría en el municipio de Alto Lucero, Veracruz.

La Gaceta número 25, que abarca el periodo del 10 al 16 de agosto de 2017, publicada el pasado 17 del mes actual, estipula que con Clave 30VE2017MO136, la Minera Caballo Blanco S.A. de C.V. ingresó el proyecto La Paila, el pasado 14 de julio de 2017.

Textual, la Gaceta precisa que “el proyecto consiste en la explotación a cielo abierto (tajo) de minerales reservados a la federación contenidos en un yacimiento polimetálico con valores de oro y plata, así como su beneficio mediante trituración, lixiviación estática, adsorción, desorción y recuperación (ADR), comprende obras mineras tales como tajo, tepetatera, patio de lixiviación, piletas de soluciones y planta ADR, e infraestructura de apoyo como son almacenes, talleres, oficinas, laboratorio, caminos, etc. “.

Asimismo, indica que “para efectos prácticos, los componentes del proyecto fueron agrupados en once polígonos, tres de los cuales corresponden a las obras de mayores dimensiones como son el tajo, la tepetatera y el patio de lixiviación. Además de los once polígonos, se ocupará un camino de acceso ya existente de 1.46 hectáreas, el sistema de distribución de agua, con un superficie total de 0.083 hectáreas, de las cuales solamente 0.035 hectáreas se encuentran fuera de los polígonos antes mencionados y una “zona de polvorines” de 0.56 hectáreas, la cual ya está construida, y fueron utilizados en la etapa de exploración a través de socavones”.

Y agrega: ” del proyecto ?construcción de seis socavones para llevar a cabo actividades de exploración minera dentro del proyecto La Paila, en el municipio de Alto lucero, Ver?, el cual contó con previa autorización en materia de impacto ambiental.

“De la superficie total del proyecto, es decir de las 361.85 hectáreas, la superficie que requerirá de cambio de uso de suelo en terrenos forestales será de 221.8 hectáreas, en donde se desarrolla vegetación de bosque de encinos, selva baja caducifolia, y vegetación secundaria de selva baja caducifolia”.

POBLACIÓN NO QUIERE LA MINA; “SERÁ UN HOYO DE MUERTE”

Pobladores de Alto Lucero, así como de Actopan, afectados por los proyectos mineros a cielo abierto Caballo Blanco y El Cobre, han manifestado su rechazo total a tales obras, la forma de operar de las empresas a cargo de éstas, así como la complicidad de autoridades gubernamentales.

En días recientes, los habitantes denunciaron que de quince días a la fecha, de manera acentuada las empresas Almaden Minerals y su subsidiaria Minera Gavilán, así como Candelaria Mining y su subsidiaria Caballo Blanco, cometen atropellos contra los terrenos, incluso propiedad privada, de los pobladores.

El ingreso de los trabajadores de las mineras, destacaron, es sin consentimiento de los habitantes propietarios de muchos de los terrenos. Además, señalaron que han recibido hostigamientos para que dejen “trabajar a las mineras”.

El Proyecto de mina a cielo abierto logró ser frenado hace dos años, debido a la presión que ejerció la sociedad civil al manifestar su rechazo absoluto a lo que es considerado un “proyecto ecocida” que demolerá cerros que fungen como barreras naturales anti huracanes, además de que se devastará flora y fauna de la región que es santuario de aves migratorias, terreno donde habitan venados cola blanca y otras especies, así como cícadas, que datan de la prehistoria.

Además, organizaciones civiles como La Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (LAVIDA), han advertido el peligro que las minas a cielo abierto representan, ya que están proyectadas a escasos kilómetros de la Central Nucleoeléctrica de Laguna Verde.

Por si fuera poco, han indicado Guillermo Rodríguez Curiel y Emilio Rodríguez, integrantes de Lavida, por los recursos químicos y metales usados para la explotación minera, tales como el cianuro, se contaminarán cultivos y mantos acuíferos; esto además del uso indiscriminado de metros cúbicos de agua para trabajo de las empresas mineras, que afectarán el abastecimiento del vital líquido para los habitantes de las regiones en cuestión.

Claudio Garivay Orozco, investigador del Centro de Investigaciones de Geografía Ambiental de la Universidad Nacional Autónoma de México, ha indicado que “la mina a cielo abierto produce grandes daños ambientales porque tienen que remover toda la superficie biótica, y en esta zona de Veracruz prácticamente tendrán que tumbar tres cerros y procesarlos como en una cafetera y poder extraer el material mineralizado, es por eso que lo que hay ahí va a desaparecer”.

CIELO DE MUERTE

Se llaman minas a cielo abierto las explotaciones mineras que se desarrollan en la superficie del terreno, a diferencia de las subterráneas, que se desarrollan bajo ella.

Para la explotación de una mina a cielo abierto es necesario excavar, con medios mecánicos o con explosivos, los terrenos que recubren o rodean la formación geológica que forma el yacimiento.

“Una mina a cielo abierto acaba por ser un inmenso hoyo, un enorme socavón en donde a su alrededor hay sólo muerte”, deploró el ambientalista Guillermo Rodríguez Curiel.

QUE YUNES LINARES NO SEA CÓMPLICE

Ante el escenario en el que Caballo Blanco tiene un nuevo y fuerte intento de concretar el permiso para la explotación a cielo abierto, ambientalistas veracruzanos y habitantes de Actopan y Alto Lucero, hicieron un enérgico llamado al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, para que “no sea cómplice ni omiso”, y declare a Veracruz libre de minería tóxico.

Hasta el momento, el mandatario veracruzano ha guardado total silencio en torno al tema.

“Nosotros exigimos al gobierno estatal que ratifique el expediente de rechazo a los proyectos mineros, que se dio en el gobierno anterior luego de la presión social”, enfatizó Emilio Rodríguez, integrante de La Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (LAVIDA).

Y es que resaltó, no hay la licencia social en torno a los nocivos proyectos mineros en Veracruz.

“Exigimos a Miguel Ángel Yunes que se declare en contra del proyecto minero Caballo Blanco porque la actividad minera a cielo abierto, con las características ambientales de la región y enfrente de Laguna Verde, es totalmente inviable”.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO