En caso de no fructificar los cabildeos para integrar el Frente Opositor Democrático que propulsan los dirigentes del PAN y del PRD ¿cuál de estos partidos sería el más afectado? No sería necesario adoptar poses adivinatorias para resolver la incógnita pues a todas luces el PRD camina en la incertidumbre de su sobrevivencia ante MORENA que le chupa las entrañas. Para colmo, tienen que decidir sobre la flagrante violación al artículo 111 de sus estatutos, nada menos por la dirigente nacional Alejandra Barrales, pues esa norma ordena que ninguna persona con cargo de elección popular podrá desempeñar un puesto en la presidencia ni en la secretaría del partido. Al perro más flaco le caen las pulgas.