Un reciente descubrimiento científico pudiera dar la razón a lo que en política se conoce como alianzas entre partidos de diferente signo ideológico. “Agua y aceite no se juntan”, dice un teorema científico hasta ahora vigente, a él se acude para afirmar que una alianza entre PRD y el PAN es aberrante, según Cuauhtémoc Cárdenas. Pero en la Universidad de Edimburgo demuestran que ambos elementos sí pueden mezclarse, “bajo ciertas circunstancias”, aclaran: siempre que estén sometidos a “altas presiones”. En este sentido, parece que la política avanza más ligero que la Ciencia.